diciembre 9, 2017

Taxidermias Concretas Vol.31

por Xabier Cortés

Sigue leyendo

Anuncios
diciembre 8, 2017

Misa Tridente + Maaurge – El Exterminio de la Fe (2017)

por Xabier Cortés

En esa labor titánica de arrancarnos de la realidad que tiene la música para trasladarnos a lugares creados a partir de sonidos, atmósferas y experiencias se encuentra esa esencia artística pura. Curiosidad que se transforma en una fuerza imparable y que enciende la mecha de esa máquina en ebullición que es la mente de un artista en pleno proceso creativo. Cuando hablamos de dark ambient —y de cualquiera de sus ramificaciones— esto se extiende hasta sobrepasar sus propios límites con esa obsesión constante taladrando su cabeza: no solamente con el objetivo de crear paisajes movidos por sonidos, glitches y atmósferas a cada cual más retorcida y destructiva, también con la firma convicción de desarrollar y elevar el dark ambient hasta nuevas cotas y desvaríos. Porque así se debería entender la vanguardia dentro del ambient: sin ataduras, sin complejos y con una razón de ser concreta y aplastante. Y así resultan entenderlo Misa Tridente y Maaurge, los dos proyectos que han tenido ha bien unir sus fuerzas para crear este El Exterminio de la Fe. Sigue leyendo

noviembre 29, 2017

Kamasi Washington – Harmony of Difference (2017)

por Álvaro Mortem

Kamasi Washington es un bicho raro. Alguien tremendamente incómodo para el mundo de la cultura. Procedente del jazz, cómodo igualmente en la vanguardia, el hip-hop o el género al que pertenece, su primera referencia profesional apareció en Brainfeeder, el sello de Flying Lotus, ofreciéndonos casi tres horas de jazz que arrasaron entre crítica y público bajo el muy apropiado nombre de The Epic.

Eso fue en 2015. Ahora, cuando parecía que las listas de lo mejor del año ya estaban cerradas, Washington reaparece dando el salto a Young Turks , el sello de los grupos indie rock con suaves remaches electrónicos, para ofrecernos Harmony of Difference. Un trabajo que es la confirmación de todas las razones por las que la vieja guardia del jazz le odia, que son exactamente las mismas por las cuales ha conseguido salir del limitado nicho en el cual se había instalado el género desde hace más de veinte años.

Sumando poco más de treinta minutos, Harmony of Difference pretende ser una odisea a través de la experiencia humana. Y para conseguir aquello que se diluía en The Epic, toma una forma inusual, pero excelente: el contrapunto.

Pero antes de hablar de eso, lo que más llama la atención de Harmony of Difference es la sencillez de sus primeras cinco canciones. Si bien Desire, que abre el disco, resulta rápida e incisiva en sus evidentes toques latin, rayano la bossa nova, su progresión en Humility hacia una composición más próxima al free jazz, haciendo hincapié en el peso de los instrumentos de viento, puede resultar desconcertante. Algo que se amplifica cuando alcanzamos Knowledge y Perspective, de aires ajaponesados la primera (como una versión bebop de Joe Hisaishi) y tomando aires bigband la segunda, para caer en Integrity y volver al latin desde una perspectiva completamente diferente. Casi como si, más que un disco, hubiera confeccionado una serie de cortes de los mejores momentos de una jam seasion donde se hubieran permitido más salidas de tono de la que ningún purista podría aceptar jamás.

Pero como adelantaba el propio nombre del disco, aquí reside la harmonía de la diferencia. Y como añadimos nosotros, su truco es el contrapunto. Porque de la suma del deseo, la humildad, el conocimiento, la perspectiva y la integridad nace algo sagrado y únicamente humano: la verdad.

Truth es la razón de ser de Harmony of Difference. Haciendo uso de todas las canciones anteriores, jugando con ellas, Washington se dedica a superponerlas, fragmentarlas y montarlas como más le conviene para crear una única composición coherente, donde es posible reconocer el espíritu particular de cada una de las canciones anteriores, pero sin dejar de ser algo completamente nuevo y diferente. De ese juego sale una composición de más de trece minutos que, por sí misma, ya podría justificar el disco en su totalidad.

Esa es la verdad. En cómo al juntar todas las contradicciones y las rarezas y las formas particulares de cada miembro por separado, sean estos miembros las melodías, los ritmos, la instrumentación o los propios músicos involucrados, se consigue un todo más rico y espectacular que la mera suma de sus partes. Porque bajo la batuta de Washington, todo conecta. Forma algo por encima del conocimiento, la perspectiva o la humildad. Todo se combina para conformar la verdad.

Arte.

Por fortuna, no hace falta irse tan lejos para apreciar la genialidad del disco. Más allá de su belleza conceptual, dirigida a través de su propia forma, las canciones son por sí mismas increíbles piezas de orfebrería que podrá disfrutar incluso los más reticentes a darle una oportunidad al género.

Porque escuchando Harmony of Difference no sentimos que Washington quiera dejarnos fuera. Que sólo le interese dirigirse a un público concreto. Más al contrario, parece que se esté divirtiendo y, con una sonrisa, nos haga un gesto como diciendo «aquí también hay sitio para ti, si tú quieres».

Y a fin de cuentas, ¿existe algo más irresistible que la invitación de una persona que se ve que exuda amor por todo lo que hace?

noviembre 25, 2017

Taxidermias Concretas Vol.29

por Álvaro Mortem

Sigue leyendo

noviembre 23, 2017

She, in the haze – Mama said (2016)

por Álvaro Mortem

En el mundo de la música popular solemos pensar en géneros. Hablamos de si algo es pop, rock, metal y, en la medida de la posible, intentamos encerrar los discursos dentro de subcategorías específicas. Cuanto más cerradas, mejor. ¿Qué hacemos entonces con los artistas que se escapan a las categorías? O intentamos hacerles encajar a la fuerza en otras o los ignoramos. Como si, en última instancia, la taxonomía fuera más importante que el genio artístico.

She, in the haze entran dentro de esa categoría. La categoría de los grupos a los cuales las categorías les vienen pequeñas.

Sigue leyendo

noviembre 18, 2017

Taxidermias Concretas Vol.28

por Xabier Cortés

Sigue leyendo

noviembre 17, 2017

Process Of Guilt – Black Earth (2017)

por Xabier Cortés

El doom siempre ha sido considerado el hermano rarito de la familia metálica extrema. Allá donde se busca la velocidad y la agresividad, el doom se embarca en desarrollos lentos, pesados e intensos. Allá donde unos encierran violencia, el doom se embarca en un viaje con un marcado espíritu melancólico. Y es el doom, en sus infinitas manifestaciones, el que está sosteniendo en este 2017 buena parte del peso de la escena metálica extrema mundial gracias, entre otras cosas, a saber mantener un perfecto equilibrio entre el canon estricto del género y sus incursiones en otros géneros que, contra todo pronóstico (o no) se armonizan y son capaces de abrir las puertas de una escena que, de lo contrario, apestaría a cerrado. Process Of Guilt ha creado en este Black Earth un perfecto entramado de doom industrializado y áspero, en lo que algunos ya se han apresurado a denominar como post doom. Pero no nos engañemos, esto sigue siendo doom. Sigue leyendo

noviembre 14, 2017

Clap! Clap! – A Thousand Skies (2017)

por Álvaro Mortem

Pablo Picasso fue uno de los primeros artistas en mirar hacia África. Pues aunque el continente siempre estuvo allí, para el arte occidental aquello era un erial. Por ser amables. A fin de cuentas, ni a través de las hibridaciones o el flujo inevitable de la trata de esclavos, el arte miraría hacia el continente hasta casi la segunda mitad del siglo XX. Cuando el jazz estaba bien asentado, algunos de sus países comenzaron a prosperar y ya era un poco ridículo seguir fingiendo que no existían. No cuando ya llevaban mirando y bebiendo de Asia desde el siglo XVIII.

Por no decir que lo que hacían era más bien saquear.

Sigue leyendo

noviembre 11, 2017

Taxidermias Concretas Vol.27

por Xabier Cortés

Sigue leyendo