Archive for enero, 2012

enero 31, 2012

Acid Mothers Temple & The Cosmic Inferno – Pink Lady Lemonade – You’re From Outer Space (2011)

por Álvaro Mortem

La lisergia es el estado mental en el que se puede ver más allá de lo que una persona normal ve normalmente. Cuando uno alcanza estos estados alterados de la mente puede ver cosas que hasta entonces no se habían manifestado porque, simplemente, el cerebro estaba demasiado ocupado en poner orden al infernal desorden infinito del universo; las formas lisérgicas conducen a través del desorden la atribulada mente humana. Por supuesto ciñéndonos al estricto y muy aguafiestas canon científico el LSD o la música de Pink Floyd o King Crimson, ya no digamos ambas en conjunto, la única apertura de consciencia que producen es a través de una serie de reacciones químicas inducidas artificial o naturalmente en el cerebro. Y nada más. Pero cualquier buen fan de la psychodelia sabrá que detrás del mural de la realidad que habitamos cada día hay algo más: el espacio infinito e inaprensible donde ocurre todo lo que importa; la fiesta donde ocurre Todo Lo Que Mola(ɔ) donde sólo estás invitado si eres capaz de derribar los muros de La Realidad®.

read more »

Anuncios
enero 30, 2012

Da Berlin Dogs: Mirando hacia atrás con ira

por Mario Cotos Franck

La antaño próspera destilería familiar de bourbon fue menguando hasta convertirse en la empresa de dos primos, Isaac y Jeremy Fielding. El hermano de Isaac murió en Berlín, una sobredosis en un callejón, de ahí el nombre que tomarían. El cuerpo tardó semanas en ser identificado. “Murió como un perro. Era buen tipo, nos enseñó a tocar la guitarra a cambio de satisfacer su alcoholismo. Esto es Kentucky, lo extraño es no beber”. Auspiciados por el sello fantasma Fogworks, su carrera empezó y terminó con “Feel These Vibes”, publicado en la primavera de 1987. “Tengo miedo de que las guitarras dejen de importarle a la gente”, confesaba Jeremy a un fanzine local, “a la gente sólo le importan las máquinas, están fascinados con toda esa mierda”.

read more »

enero 28, 2012

Un perro bajo el sol: Introducción a los primeros Tokyo Flashback

por Manel Mourning

La cultura japonesa siempre será una extraña para cualquier occidental como nosotros. Es un mundo totalmente diferente y es difícil entender, sin tener en cuenta el elemento histórico y cultural, su manera de ser y su peculiar abertura hacia el exterior. En nuestro país, interesarse por la cultura nipona es básicamente aprender a comer el sushi con palillos, handicap impuesto por el candado social que supuso para España la segunda mitad del siglo XX. El ciudadano japonés medio no puede estar más alejado de nosotros en todos los sentidos. Es una persona exageradamente entusiasta por todo lo que no conoce, curiosa hasta límites desmesurados y sobre todo muy excesiva. Especialista en asimilar conceptos ajenos, adaptarlos y devolverlos mejorados y pasados de vueltas, haciendo uso de una imaginación maravillosa estimulada por una cultura muy visual, chocante e incluso traumática.

read more »

enero 27, 2012

Highlands – Singularity (2011)

por Álvaro Mortem

Si algo nos trajo la segunda mitad de los 00’s fue una malsana obsesión por las atmósferas cargadas por una cantidad completamente obscena de distorsión de guitarras. El problema no es tanto que el shoegaze alcanzara su nacimiento y culminación en My Bloody Valentine como el hecho de que el género fuera usado como una impostura: a los grupos no les interesaba en absoluto el ruidismo, sino el halo de diferencia y novedad que tras él se intuye. Así nos encontrábamos con pasajes de puro tedio donde, después de una cortina de ruido blanco -porque ni a muro llegaba, la verdad- nos encontrábamos calcos del indie rock más tóxico y caduco que bailaban las niñas bien disfrazadas con camisetas de Sonic Youth y gafas sin cristales hasta la noche anterior. Pero algo bueno tuvo, y es que resucitó el genuino interés en algunos por mirar qué es lo que se estaba haciendo en las corrientes subterráneas al que había sido arrojado el shoegaze.

read more »

enero 26, 2012

El Demonio Existe y Sabe Cómo Me Llamo

por Studio Suicide

The Devil and Daniel Johnston (2005), nos cuenta la vida, obra y miserias de Daniel Johnston, cantautor norteamericano underground, artista y enfermo mental. Más que un biopic o un documental, el autor nos remite a Tom Wolfe y su “Nuevo Periodismo”, pero bien podría ser esa gran novela americana del siglo XX que nadie nos ha querido contar, la historia de un trastorno bipolar en los ochenta, fácil reflejo de una sociedad asfixiante, donde genios y mass murderers comparten academias militares y trabajos precarios limpiando McDonalds. Jeff Feuerzeig se encuentra, al igual que Herzog en Grizzly Man, con un documental ya hecho que estremece por su cercanía. Lo que vemos nos resulta morbosamente cruel porque se alimenta del peor material posible: miedos, frustraciones, pérdidas y ausencias; experiencias profundamente humanas, familiares por lo incómodo.

read more »

enero 25, 2012

Lana Del Rey – Born To Die (2012)

por Mario Cotos Franck

Sí, es un bluff, y como tal ha llegado envuelto en riguroso hype; son dos términos que acostumbran a pasear de la mano. No voy a hablaros de la chica, que poco aporta al disco. Las diserciones sobre si es lícito o no diseñar esta clase de productos al servicio de improbables estrellas las dejo en vuestras manos. ¿Es lícito? ¡Sólo tú lo sabes, ínclito oyente! Pero desengáñate, eres víctima y cliente de esto. Además, ¿qué más te da si el papá de Elizabeth Grant es millonario y creyó más original regalarle una carrera musical en lugar del proverbial poni? Resulta agotador pasar por el inevitable debate extramusical, vengo a decir. Aquí lo que importa es el producto, y éste es uno exquisito, como un huevo Fabergé, sólo que carece de interior. Lana/Elizabeth no destaca por su rango vocal, tampoco por su calidez ni su expresividad. Esto queda relativamente justificado por la propia oferta: chica pudiente y altiva susurra, canturrea y pone rostro a colección de canciones de atmósfera cinematográfica, puntuadas por ritmos bailables y moderneces varias. Te gusta, detestas que te guste. Pero todo esto lo hicieron por y para ti, no seas cínico escandalizándote. Ten compostura, aprende de Lana.

read more »

enero 24, 2012

Kuroyume – Drug Treatment (1997)

por Álvaro Mortem

La música va invariablemente asociada a una cantidad obscena de códigos estéticos que poco o nada tienen que ver con la sonoridad pura. En un sentido netamente implícito suponemos que los músicos y los grupos asumen unas coordenadas estéticas propias coherentes con el estilo cultivado para generar una imagen conformante totalizadora del discurso estético de los mismos pero, en ocasiones, esto llega hasta puntos completamente explícitos; todo grupo se define por unas coordinadas musicales que tienen una representación dada en los demás elementos estéticos estéticos del grupo. Es por ello que no debería extrañarnos que grupos como, pongamos, Sunn O))) aparezcan vestidos con tétricas túnicas cuando, de hecho, su música no deja de ser una suerte de actualización posmoderna de estilo monacal. Es por ello que el visual kei asume las mismas coordenadas que podría asumir, por ejemplo, el glam: el cómo van vestidos los miembros del grupo y la puesta en escena que hacen -entendiendo por puesta en escena, básicamente, todos los elementos de diseño de la banda en abstracto– se convierten en una extensión sensitiva de su propia música; su estética permuta desde una condición sonora hacia una condición totalizadora del discurso.

read more »

enero 23, 2012

The Kinks – Misfits (1978)

por Manel Mourning

Cuando hablamos de los Kinks siempre nos viene a la cabeza aquel eterno You really got me. Si queremos hablar mal, pues normalmente remitiremos a aquellos años setenta locos para todo el mundo, cuando las óperas rock campaban a sus anchas y todo eran colorines, purpurina, mal gusto y obras de teatro. Ray Davies no fue un caso excepcional y después de un intento de suicidio, por llamarlo de alguna manera, y de su correspondiente lavado de estómago, The Kinks sacaron cuatro discos consecutivos donde intentaron convertirse una compañía de teatro, ópera tras ópera, con los dos actos de Preservation, Soap Opera y Schoolboys on disgrace, un biopic teatral del protagonista de ambos Preservation. Un drama considerable para la mayoría del público que hizo que la popularidad de los ingleses bajara hasta límites preocupantes. Por suerte, al año siguiente la banda sacaría su primer disco con Arista, Sleepwalker, con el que volvió a ver, aunque de forma modesta, el éxito al que estaban acostumbrados. El segundo disco con Arista fue el que tenemos entre manos.

read more »

enero 22, 2012

Symmetry – Themes For An Imaginary Film (2011)

por Mario Cotos Franck

Johnny Jewel es un tipo inteligente, qué duda cabe. Sea al mando de Glass Candy o de Chromatics, su talento para emular el espectro estético ochentas está fuera de toda duda. Pero tras la fachada se descubre un compositor limitado, reiterativo y siervo antes de la forma que del contenido. Claro que todo esto era duda antes de la aparición de esta ambiciosa banda sonora imaginaria. Treinta y seis temas, dos horas de música, una portada evocadora, unos títulos llenos de guiños y codazos: queremos comprar. Johnny sabe lo que se hace, y el impulso que ha conocido a raíz de su papel en la banda sonora de “Drive” es un estímulo comercial inmejorable.

read more »

enero 21, 2012

College – Secret Diary (2008)

por Álvaro Mortem

La resurrección de un cierto estilo de música que podríamos definir, muy inexactamente, como synthpop de tintes 80’s es algo a estas alturas innegables, quien no se ha visto inundado ya por una cantidad ingente de electrónica retro es porque no vive en este mundo. Aunque algunos querrán ver en esto un elemento absolutamente sintomático sobre la precariedad de nuestros tiempos, teóricamente por la incapacidad de los artistas jóvenes de hacer algo que sea ni mínimamente nuevo, no deja de ser el prodigioso ejemplo de como toda época pasada puede ser revisitada desde el presente; nada es estanco y auto-contenido, e incluso lo que yace eternamente algún día puede evolucionar. Es por ello que toda esta oleada de jóvenes haciendo la misma música que escuchaban sus padres antes -y, probablemente, durante y después- de su gestación, articulados tras la estela de los sobrevaloradísimos Glass Candy, merecen una escucha con atención.

read more »