The Kinks – Misfits (1978)

por Manel Mourning

Cuando hablamos de los Kinks siempre nos viene a la cabeza aquel eterno You really got me. Si queremos hablar mal, pues normalmente remitiremos a aquellos años setenta locos para todo el mundo, cuando las óperas rock campaban a sus anchas y todo eran colorines, purpurina, mal gusto y obras de teatro. Ray Davies no fue un caso excepcional y después de un intento de suicidio, por llamarlo de alguna manera, y de su correspondiente lavado de estómago, The Kinks sacaron cuatro discos consecutivos donde intentaron convertirse una compañía de teatro, ópera tras ópera, con los dos actos de Preservation, Soap Opera y Schoolboys on disgrace, un biopic teatral del protagonista de ambos Preservation. Un drama considerable para la mayoría del público que hizo que la popularidad de los ingleses bajara hasta límites preocupantes. Por suerte, al año siguiente la banda sacaría su primer disco con Arista, Sleepwalker, con el que volvió a ver, aunque de forma modesta, el éxito al que estaban acostumbrados. El segundo disco con Arista fue el que tenemos entre manos.

Los Davies venían rebotados de RCA, donde no recibieron todo el apoyo que les hubiera gustado, tuvieron problemas en algunos países y no pudieron grabar los discos de la manera deseada. Aunque tampoco se puede culpar del todo a RCA de esta última queja, viendo los cuatro discos conceptuales de los que hemos hablado antes. Ray Davies, después de ver que con Arista la cosa funcionaba de una manera muy diferente, decidió hacer con Misfits todo lo que no había podido hacer en su anterior discográfica. Intentó hacer un disco perfecto, cuidando todos los detalles, con canciones compositivamente perfectas, sesiones de grabación eternas y numerosas remezclas. Y lo que podemos escuchar es justamente eso: el disco de los Kinks más perfecto que existe. Nada se sale de la cadena, nada se escucha más de lo que debería y todo parece encajar de una manera casi épica. Pero uno se pregunta, ¿Dónde queda ese descacharramiento marca de la casa? ¿Dónde quedan esos molinillos rompecuerdas, esos saltos y esa soltura a la hora de tocar? La vitalidad y la frescura propias de la banda desaparecieron, enterradas por la excelencia y el esplendor de algo perfecto. Yo las echo muchísimo de menos pero a la vez doy las gracias cada vez que escucho canciones como Misfits, Black Messiah o Get up, con estrofas perfectas que enlazan con lo que a Ray le dió la gana, unos coros súper locos herencia de las defenestradas óperas anteriores y unos teclados y ritmos de bajo sublimes. The Kinks nunca fueron unos virtuosos como lo fueron los Beatles. Su punto a favor era precisamente ese, la imperfección que les rodeaba y que hacía que fueran diferentes, esos riffs crudos y simples que salían solos directamente de la propia guitarra, unas canciones con una fuerza nunca vista. Pero el asunto es precisamente que Ray Davies ha sido uno de los escritores con más talento, ingenio y tendencia a la perfección que ha tenido Inglaterra, así que esto era inevitable. Davies, después de pasar unos años que supongo que no le resultaron demasiado agradables, enterró esa frescura y esas ganas de vivir bajo la armonía absoluta de la perfección, dejando a entrever en las letras y en las propias melodías del disco una nostalgia nunca antes vista en él. Solo hay que escuchar Rock and roll fantasy, sin ir más lejos, para darse cuenta de eso.

The Kinks – Misfits

Anuncios

One Comment to “The Kinks – Misfits (1978)”

  1. Yo entré al blog pensando que hablaban de la serie donde sale Danny Sapani! Pero me quedé porque me gustó el contenido! Interesante! Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: