Human Tetris – Human Tetris EP (2009)

por Álvaro Mortem

Rusia, yermo helado, tierra donde cualquier hombre de buena familia podía gastarse cantidades ingentes de rulos que no tenía en los balnearios y casinos de otros puntos de Europa. Oh, Rusia, lugar donde los que se quedaban sólo podían huir soñando con la literatura, ya sea por la completa ineptitud zarista, por el tenebroso yugo turco o el implacable savoir faire estalinista; Rusia es la tierra desolada por el frío y la maleficencia de los hombres oscuros donde parece dificil poder recrearse en los lujos de estar vivir. Pero si algo algo tiene la tierra de Dostoevski es una capacidad aparentemente infinita para generar belleza: no existe etapa de Rusia donde no hayan sabido como adoptar lo que se hacía fuera, observarlo bien y hacer exactamente lo mismo pero más ruso. Eso es justamente lo que ocurre con la nueva oleada de post-punk que se está viviendo en Rusia, es lo mismo pero más ruso.

De hecho si seguimos la postura anterior el caso que nos ocupa es particularmente paradigmático. Hijos pródigos declarados de Joy Division cuyo nombre proviene de un programa japonés llamado Human Tetris donde un grupo de chalados toman posturas forzadas para atravesar paredes con siluetas humanas específicas; lo mismo pero más ruso: Human Tetris fuerzan la adaptación de los códigos externos a través de una ironía incontestable, sí los japoneses tienen que tomar las posturas en las paredes estos rusos optaron por tomar las posturas marcadas en el post-punk. La voz engolada de gravedad, los bajos fluctuantes, las guitarras aportando un súbito contrapunto y unas baterías discretas pero que cimientan bien las bases del sonido es algo que no sólo hemos oído mil veces en Joy Division, es que es el pan de cada día de cualquier buen grupo de post-punk. Y sin embargo tiene algo diferente, algo que hace que uno no pueda sacarse sus canciones de la cabeza por mucho que racionalice que ‘eh, son unos Joy Division versión pirata rusa’. Porque, de hecho, son mucho más que eso.

¿Puede ser quizás ese estilo marcadamente gótico de My Story?¿Será el estilo particularmente seco-pero-rítmico de People?¿Quizás sería el ejemplar uso del combo bajo-guitarra que hace Baltic Sea? No lo sé. La verdad es que no sé por qué Human Tetris son tan fascinantes cuando hacen exactamente lo mismo que todos los demás, lo mismo que tantos y tantos grupos rusos, que sin embargo jamás llegan hasta el punto de absoluta genialidad que sí alcanzan estos. Es posible que sea esa rusidad que exudan por todos sus poros, el no esconder sus influencias si no exhibirlas como un cinturón de seguridad mediante el cual desviar cualquier intento de atacar su núcleo o, simple y llanamente, que, como Dostoievski, tienen una capacidad para jugar con el lenguaje (musical) que va más allá de todo análisis crítico o intento de copia externa; seguramente sea todo al tiempo. La capacidad de estos hijos de la gran tierra desolada conocida como Rusia no sólo nos traen el frío y la oscuridad propia de sus tierras, sino que nos demuestran también que son capaces de imitar a nuestros ídolos sonando tan grandes como ellos en el proceso. Eso es la rusidad de Human Tetris, esa capacidad de absorber lo que es lo ajeno sólo para que sirva de escudo a lo auténticamente propio. Y eso, es brillante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: