The Caretaker – An Empty Bliss Beyond This World (2011)

por Manel Mourning

James Kirby ha editado un total de 8 discos como The Caretaker, proyecto que en un principio se basó en la escena de la pista de baile de El Resplandor de Kubrick, pero no fue hasta su penúltimo disco, Persistent Repetition Of Phrases, con el que empezó a investigar, divagar y adentrarse en los procesos y mecanismos de recuperación de la memoria perdida. La amnesia, los recuerdos pretéritos, la enfermedad del Alzheimer y la memoria enterrada bajo el tiempo por el subconsciente le llevaron a crear y conceptualizar sus dos últimos discos, consiguiéndolo especialmente y de una manera asombrosa con este que tenemos entre manos, a mi modo de ver.

Kirby llegó a la conclusión de que algunos enfermos de Alzheimer podían llegar a recordar sonidos y melodías que su mente no debería recordar antes que sucesos y elementos mucho más recientes. Como imágenes y fotografías de la infancia que aparecen ante los ojos sin que nadie las haya evocado u olores y perfumes que teletransportan sin darse uno cuenta a un pasado lejano y probablemente añorado. Y ahí es donde precisamente nos quiere llevar el autor. Nos invita a navegar por esos meandros de la memoria dañada por el tiempo, surcando corrientes inestables que unas veces nos vapulean y otras se alejan irremediablemente, obligándonos a forzar la vista y asirnos a algún sitio para poder seguir nuestro camino. Para An Empty Bliss Beyond This World, el autor se valió de su ajada colección de vinilos de 78 rpm, donde predominan los sonidos de otros tiempos, para encajar y encadenar una melodía tras otra llevándonos sin que nos demos cuenta a donde él quiere llevarnos. No se molesta ni en eliminar el sonido de los maltrechos surcos ni en ensamblar las canciones desde un punto de vista técnico, por lo que un alegre ritmo de jazz que bien podría ser de Charlie Parker se ve interrumpido súbitamente y, tras un segundo de sonidos de surcos de un viejo disco de vinilo, una desoladora trompeta ocupa su lugar, haciendo girar nuestro estado de ánimo hacía la sombra y la desesperación. Los loops y los drones creados y manipulados por Kirby son una montaña rusa en la que el tiempo cobra otro sentido, donde también ayudan las súbitas paradas y el eco de nostalgia en el que nos sumerge. Todo resulta familiar pero nada se puede reconocer. La imagen se aleja para luego volverse más cercana, pero en ningún momento logramos enfocarla e identificar de qué se trata. Y en esa lucha por mantener a nuestra memoria con los pies en el suelo, todo se acaba diluyendo en una solitaria trompeta. Los recuerdos se difuminan y el encantamiento se disipa. Las melodías parecen más lejanas. El volumen se modula y decae. La alteración del tiempo y los recuerdos que moldea el autor no puede llevar a otro sitio que no sea el olvido. De eso se trata.

Este disco no es otra cosa que un viaje a otro sitio, a veces bonito y a veces una autentica tortura. Pero también nos puede servir para la cruzada contra ese concepto de música insulsa e inservible que tanto odiamos. Aprendamos a apreciar la música como parte de nuestros recuerdos y como evocadora del pasado.

The Caretaker – An Empty Bliss Beyond This World

Anuncios

One Comment to “The Caretaker – An Empty Bliss Beyond This World (2011)”

  1. A todo esto, The Caretaker ha editado un nuevo disco a principios de 2012 que no es otra cosa que la banda sonora de “Patience”, un documental sobre W. G. Sebald.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: