A Winged Victory For The Sullen – A Winged Victory For The Sullen (2011)

por Mario Cotos Franck

Al final resulta que Brian McBride no era el único miembro de Stars Of The Lid con inquietudes sinfónicas. Adam Wiltzie, la otra mitad del dúo, se encontraba girando por Europa con el malogrado y nunca bastante reivindicado Mark Linkous (el hombre tras Sparklehorse) cuando conoció a Dustin O’Halloran, pianista de formación clásica. De la relación entre Wiltzie y O’Halloran nacería A Winged Victory For The Sullen, que muy poco tiene que ver con la anterior aventura en solitario de Wiltzie, The Dead Texan. AWVFTS podría pasar perfectamente por un trabajo de McBride, desde que se adentra en ese territorio brumoso y perturbador que es el drone sinfónico.  Sin embargo, y dado que el papel de O’Halloran aquí no es el de mero instrumentista servil, las composiciones responden antes al canon clásico que a la libérrima etereidad drone, presente aquí en la calculada escasez de movimientos melódicos y como contrapunto a los delicados fraseos pianísticos de O’Halloran. El resultado apenas dista de lo que Stars Of The Lid proponía en “And Their Refinement Of The Decline”, aunque es aquí el elemento sinfónico el predominante, y no un recurso armónico como sucedía en el último trabajo de SOTL. La evidencia de esto la encontramos en las dos partes de “Requiem For The Static King” -homenaje al llorado Linkous- y los doce minutos de “A Symphony Pathetique”. Doce minutos que discurren lenta pero constantemente, a partir de un acorde sostenido de órgano y un piano gimnopédico que apenas tarda en tomar la voz solista para conducir los giros que irá tomando la canción. Sobre esta composición, Wiltzie confesaba haber conseguido aquello a lo que llevaba veinte años aspirando, lo que tira por tierra la idea de que McBride era el único de los Stars interesado en la sublimación del drone como vehículo a estadios inauditos. Porque pese al patente sabor clásico y cinematográfico, esta obra supone una rara y bellísima constatación, la de unos preceptos musicales que por vetustos no han perdido su vigencia, sobre los que todavía queda mucho que construir. Porque sería un cinismo afirmar que no hay nada nuevo aquí, que sólo es un retorno al pasado, un quiero-y-no-puedo sinfónico. “A Winged Victory For The Sullen” ya es inmortal, desde que se ha impuesto a la caducidad que marcan géneros y tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: