Ulterior – Wild In Wildlife (2011)

por Álvaro Mortem

Lo gótico no está de moda. Es un hecho viendo como los referentes más cercanos de lo que debe ser una gran banda de sonido oscuro están, en el mejor de los casos, bien asentadas en el ideario pretérito que supone para las nuevas generaciones los convulsos 90’s. Incluso estos, los grupos que una vez fueron referente de como debía ser Lo Gótico, o bien se han ido retirando, muriendo o sacando discos que poco o nada respetaban su glorioso pasado -y, sin duda alguna, esta última posibilidad es la más deleznable de cuantas posibles haya, ¿verdad, Robert Smith alias Señora Gorda?. El nuestro es un mundo triste para los góticos, los cuales tienen que vivir desconsolados en los recuerdos del pasado, en las fantasmagorías de la posibilidad de unos 00’s donde hubieran existido al menos un gran grupo auténticamente gótico porque, en realidad, el gótico siempre ha estado ahí: desde la querencia por el darkwave de los principios de los 00’s hasta la resurrección de la coldwave entre mediados y finales de la misma década siempre hemos tenido referentes inmediatos. Entonces, ¿por qué el gothic rock parece haber quedado en el limbo?

El desinterés en el nuevo siglo por la música oscura es obvio: los jóvenes prefieren perderse en el post-punk revival que bebe de lo más trillado de unos Joy Division sobreexplotados o una electrónica oscura que poco o nada debe al gótico; las coordenadas culturales se han alejado, de forma sistemática, de los valores estéticos que aprecia la nueva juventud. Por eso la llegada de un grupo como Ulterior no puede ser más que celebrada con los vítores por el hijo durante años pedido y hasta hoy nunca materializado. Desde Londres aparece un grupo de guaperas de pecho palomo que con una estética oscura y una actitud marcadamente provocadora nos restriegan por la cara un post-punk ejemplar de influencias gothic rock, mucho más cercano a unos The Sisters of Mercy de nuevo cuño que del enésimo revival de Joy Division, capaz de llevarse por delante cualquier prejuicio. Recapitulemos, al menos sobre el papel, cuales son los rasgos de los que estamos hablando: actitud, beldad, herencia de los mejores grupos de su estilo, reminiscencias de un sonido familiar para los jóvenes y atrayente tanto para puristas del género como para nuevas generaciones. ¿Acaso puede salir algo mal? No. Y no lo hace.

Ya desde su primer tema, el imprescindible Sex War Sex Cars Sex, destilan actitud, potencia y mala baba en la misma medida que una técnica y unas ansias de no quedarse en el pasado absolutamente envidiables; según empiezan ya podemos encontrar una canción que sería el sagrado fruto de una orgía entre Joy Division, The Sisters of Mercy y M83: no hay más preguntas, señoría. Pero después continúan con el estilo ortodoxo hasta la médula de un post-punk de bajos redondeados y bien formados, tan sexys que te dejarías violar por ellos en un callejón oscuro, que combinado con una guitarra que sabe mantenerse como acompañante que realce la belleza de su sensual protagonista termina de ensalzar sus bondades. Y todo esto en el contexto de una voz lo suficientemente personal como para resultar refrescante, una batería seca ejemplar y unos efectos electrónicos que dan al conjunto una épica pop que volaría la cabeza al mismo Robert Smith -o lo haría si no fuera ahora una señora. Además este estilo se ve confirmado en algunas de las otras piezas mayores del disco, como es el caso de Dream Dream, pero cuando se alejan de este no sólo no desmerecen, sino que demuestran que son capaces de dar sopas con hondas a cualquier otro imitador del pasado. Desde el estilo à la Rozz Williams de The Emtiness We Share hasta la sensual solemnidad de Wild In Wildlife todo es el rito de resurrección del auténtico espíritu del auténtico gothic rock, porque imita, porque se parece, pero lo actualiza a nuestro tiempo.

El sonido de Ulterior, como bien nos propone ya de entrada su propio nombre es evolucionista, no continuista: todas las fuentes de las que beben -todas variadas, todas maravillosas- son sólo la materia prima a través de la cual articular una voz propia diferenciada de todo lo escuchado hasta el momento. Sin duda podemos rastrear tales cosas de uno u otro grupo, como de hecho acabo de hacer, pero negarles que tienen una personalidad tan arrolladora como para ser capaces de articular a sus espaldas un revival auténtico del gothic rock sería deleznable. Lo tienen todo de cara para ser el próximo gran grupo de un género gestando constante su regreso, más aun en una época donde las futuras generaciones están creciendo en un contexto tan maravilloso como el de las Monster High y Hora de Aventuras, auténticos catalizadores lisérgicos del espíritu oscuro-pero-festivo. Y yo, desde aquí, desde el foro, lanzo mis dos centavos para que así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: