Azure Blue – Rule Of Thirds (2011)

por Mario Cotos Franck

La sobreabundancia de discos contemporáneos dedicados a revivir/emular la sensibilidad de los años ochenta es oficialmente una enfermedad, un manierismo que muchos pronto abandonarán por -qué sé yo- las perillas de chivo, las guitarras con fuzz y la impostura del tedio que viene de vivir en ciudades eternamente lluviosas. La gran mayoría de esos discos están hechos desde la frivolidad antes que de ese cariño honesto que sólo puede venir de la educación sentimental. Es lo cool, sí, aunque en parte responde a una necesidad: combatir el cinismo de ahora con la -así nos gusta pintarla, error- despreocupada felicidad de entonces. Para bien y para mal, esa influencia, tanto en lo estético como en lo discursivo, está ahora por todas partes.  Quien de verdad haya vivido y conocido la década 1980-1990 sabrá distinguir el ejercicio de estilo de la obra con implicaciones, así que poco puede objetarle a “Rule Of Thirds”, un perfecto compendio de melancolía 80’s que no teme invocar a New Order, The Cure, Pet Shop Boys o Erasure para entonar unas composiciones perfectas, simétricas, y sin embargo conmovedoras. La lista de referentes es larga y evidente, pero eso aquí es una virtud dada la naturalidad con la que parecen estar asimilados, algo que no puede decirse mucho ni muy alto sobre el subgénero que aquí nos ocupa. Claro que nada de esto resulta sorprendente si uno escucha a Irene, el proyecto anterior de Tobias Isaksson, empleado en calcar impecablemente el pop luminoso de los 60-70.

Desde su propio nombre hasta el último minuto de este “Rule Of Thirds”, Azure Ray busca y consigue envasar la cara triste de esa década que insistimos en idealizar delineando con neones. Éste no es otro de esos discos livianos y festivos hechos al amparo del cuestionable revival. Uno lo sabe a los veinte segundos de empezar, una certeza que sólo irá asentándose a medida que discurre. Y para qué reprocharle su brevedad a un disco tan consciente y mesurado, que demuestra su buen gusto al incluir un diálogo del “Flirt” de Hal Hartley en “Little Confusions”. La clase de disco que todos venerarían si venerarlo deviniera en sí mismo otra moda.

En Spotify

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: