Archive for marzo, 2012

marzo 31, 2012

Main Attrakionz – 808s & Dark Grapes II (2011)

por Manel Mourning

Main Attrakionz son, junto al italo americano de 24 años Mike Volpe, más conocido como Clams Casino, la punta del iceberg y los reyes indiscutibles del cloud rap. Ha sido un triunfo rápido y instantáneo, pero nada precipitado, ya que Squadda B y Mondre llevan desde 2008 destilando mixtapes y tracks interminables y no podían haber llegado en mejor momento. Analizando el contexto, obligatorio siempre para entrar en materia con este estilo musical, es evidente y manifiesto que la esencia del hip hop independiente está cambiando. No estamos en los ochenta y el Gangsta Rap ha perdido muchísima influencia, y aunque la mayoría de canciones de Main Attrakionz hablen sobre los placeres de fumar hierba, las mujeres y ganar más dinero del que se puede gastar, 808s & Dark Grapes II demuestra un ahínco por una suave introspectiva que nunca cesa e incluso deja a entrever tímidas ofensivas regenerativas. El concepto es otro y los músicos se preocupan por investigar, experimentar y tantear otras perspectivas. Desde un punto de vista usualmente demasiado insano, todo hay que decirlo.

read more »

Anuncios
marzo 30, 2012

L’Arc~en~Ciel – Kiss (2007)

por Álvaro Mortem

Entre el purismo musical más abyecto, aquel que confunde la calidad musical con lo minoritario o lo necesariamente complejo, existe un cierto complejo hacia cualquier clase de música que se escape de ciertos cánones pre-establecidos que articulan dentro de sus esquemas internos. Esto nos lleva a una tesis tan obvia como repugnante: hay géneros que son denostados por su condición en sí misma. Esto, además de demostrar una puerilidad que roza la ilegalidad, es la necesaria condición de ciertos individuos por legitimar su modus vivendi sobre el ajeno como único modo de legitimar sus posturas; si lo demás es malo, lo mío es bueno, retumba de forma infantil en sus cabezas huecas. Es por ello que grupos como L’Arc~en~Ciel tienen un doble prejuicio que superar en sus posible público más ilustrado: el prejuicio de la simplicidad (es pop) y el prejuicio de la culturabilidad (es japonés); superan ambos de forma notoria.

read more »

marzo 29, 2012

Ashes to ashes, vinyl to vinyl

por Mario Cotos Franck

La primera película -son pocas y contadas- que husmeaba en las miserias de la industria discográfica tiene casi cuarenta años pero se mantiene perfectamente vigente, sin duda gracias a su (per)versión del mito de Fausto, aquí un inocente y talentoso compositor (Leach) enfrentado/sometido a una suerte de Dorian Gray diabólico (Swan) que se mantiene joven y rico robándole el alma a los artistas para producir a intérpretes insustanciales y esperpénticos como el Beef al que encarnara Gerrit Graham. La conclusión del film, patética y romántica, mostraba a sus protagonistas como fuerzas codependientes e igualmente malditas; Swan es un magnate del disco por obra del Diablo, Leach sólo conocerá el éxito sacrificando su existencia y lo vivirá a través de esos intérpretes, desde las sombras de The Paradise.

read more »

marzo 28, 2012

El sonido de la confusión.

por Manel Mourning

Cuando pasan horas después de la primera copa de más y los teléfonos echan humo buscando un proveedor de sustancias ilegales, la música vuelve una y otra vez a las conversaciones. No nos gusta hablar de música. No nos gusta hablar de nada serio nunca. Hablar es de pesados. Era una de mis últimas noches en Barcelona y, como era usual, Adrián, Jaime y yo nos quedamos aislados en una mesa de una decrépita bodega de Poble Sec. No sé quién empezó a hablar de Spacemen 3, pero esa noche los tres amigos los elevamos a un Olimpo musical donde nadie los había elevado antes y estuvimos repasado en la memoria, canción por canción, los cuatro discos de esta maravillosa banda inglesa. Mi teoría, total y empíricamente probada, dice que no se puede hablar de ellos sin estar bajo el efecto de sustancias que alteren tu sentido de la percepción. Escuchar Suicide o Big City sin estar ebrio o drogado es malgastar una de las cosas más importantes que nos ha dado la música contemporánea.

read more »

marzo 27, 2012

Skold vs. KMFDM – Skold vs. KMFDM (2009)

por Álvaro Mortem

El running gag involuntario más habitual en el campo del arte es el cambiar para seguir igual, la capacidad asombrosa de los artistas por cambiar radicalmente la dirección de lo que hacen -decepción mediante, del público, de los otros- para seguir estancados en exactamente las mismas ideas con un ligero maquillaje de sus representaciones. No es suficiente -no lo es, al menos, en la mayoría de ocasiones. Por cada Boris que existe en el mundo, un grupo capaz de mudar de piel constantemente en cada disco pero manteniendo siempre impertérrita su personalidad creando una experimentación de calidad, hay una docena de The Thing Things que se dirigen hacia la deriva atraídas (o repelidas) por las modas del momento a las cuales deben ajustarse para conquistar el Olimpo de la mediocridad del gusto general. Cambian para que todo cambie, pero (a la mayoría) sólo les sirve para rebozarse en mediocridad.

read more »

marzo 26, 2012

Hal Hartley – Possible Music: From The Films [ETC] Of Hal Hartley (2004)

por Mario Cotos Franck

La de Hal Hartley, cosas del compromiso artístico, es una carrera extraña y accidentada. Padre -involuntariamente- putativo de muchas de esas peliculillas indie de tono autista, gozó en su día de cierto culto, uno fugaz y caprichoso en vista de la poca atención que recibe hoy en día. No quiso entregarse a Hollywood, ni se adaptó a ninguna corriente, tampoco alteró nunca su estilo. Ahora financia sus películas a través de la red, no confía en la industria y tampoco ha mostrado nunca deseos de formar parte de ella. Por eso Hartley es un tipo extraño, en el mejor de los sentidos, por su lealtad.

read more »

marzo 25, 2012

Jóhann Jóhannsson – FordLandia (2008)

por Israel Fdez

Se dice con diligencia que la escena musical actual es un yermo. Nada más lejos de la realidad. Tal vez precise barbecho, pero muchos artistas lidian contra ese cliché a golpe de talento y tenacidad. Mientras unos aguardan año tras año nuevo disco de Tool y otros elucubran con la posible reunión de los mastodónticos Godspeed You! Black Emperor, algunos hemos aprendido a encontrar alternativas que terminan aleccionando a sus padres creativos. En esa búsqueda de músicas experimentales, bajo el paraguas de Boulez o Messiaen, convive una piedra de Rosetta que no atiende a mercados o tendencias.

read more »

marzo 24, 2012

Magazine – Real Life (1978)

por Manel Mourning

El Punk, como todo el mundo sabe, nació muerto. Ese vehículo de expresión que encandiló a oleadas de jóvenes ingleses fue caduco, pero pocos músicos llegaron a reconocerlo y, en consecuencia, a rechazarlo, ya que se convirtió en su sustento y en su manera de ganarse la vida. En definitiva, el Punk se convirtió en su trabajo. Crass fueron conscientes desde el principio y por eso proclamaban que “CBS promote The Clash, but it ain’t for revolution, it’s just for cash”. Así pues, todos aquellas grandes bandas que inventaron este estilo de música y que alguna vez tuvieron algo que decir, se dedicaban a repetir esquemas y fórmulas una vez tras otra para poder mantener ese reinado de autoesclavitud hacía las multinacionales. Musicalmente hablando, todo olía a podrido en aquel momento y en aquel lugar. The Buzzcocks, que nacieron a raíz del éxito momentáneo que estaban teniendo los Sex Pistols, se encaramaron al éxito y a la fama en tan solo un año con un simple sencillo que se habían auto editado ellos mismos, Spiral Stratch. En ese momento, el vocalista y fundador Howard Devoto decide que el Punk no puede darle más de lo que le ha dado y que ha agotado sus capacidades expresivas, por lo que abandona la banda. Tras este valiente acto se esconden otros motivos más personales, ya que Devoto nunca confió en su propio talento para la música. Pocos meses más tarde conoce a John McGeoch, cuyo virtuosismo con la guitarra le vuelve a abrir los ojos y le insta a intentar explorar otros caminos musicales.

read more »

marzo 23, 2012

Shinichi Osawa – The One (2007)

por Álvaro Mortem

Existen obras de arte, porque llamarlas simplemente discos sería prácticamente ofenderlas, que consiguen trascender todo límite de la racionalidad, provocando que cualquier intento de plasmar algo más allá de lugares comunes y estupideces obvias se convierta en un proceso de auténtica escritura: para hablar de las grandes obras, es necesario ponerse a su altura. Rebajar el nivel del discurso o dar pinceladas gruesas al respecto de lo que cualquiera puede apreciar es una cuchillada invisible que corta la noche plácida del espíritu del auténtico arte; nada destruye más el auténtico valor de una obra que los buenos propósitos que destrozan constantemente el lustre que son incapaces de percibir. La labor del crítico, del interpretador, del escritor, sería la de estar más allá de toda connotación, de todo subrayado, de lo obvio, dirigiendo la mirada del espectador hacia aquello que quizás se le haya pasado por alto. Si él sólo es capaz de hablarnos del yo no es capaz de hacer literatura; en palabras de Gilles Deleuze: la literatura sólo empieza cuando nace en nuestro interior una tercera persona que nos desposee del poder de decir Yo. Toda crítica, toda intento de plasmar la realidad de una obra cultural o artística, debe ser literatura.

read more »

marzo 23, 2012

Mono – One Step More and You Die (2002)

por xurde

Siempre he pensado que a los japoneses les va mucho más hacer Postrock que toda esa morralla subcultural freak-pop que mueve masas adolescentes en la isla nipona. Si bien es cierto que no hay muchas bandas de postrock en Japón, Mono lidera indiscutiblemente esta estirpe con maestría y las tablas que dan 12 años de andadura y 5 discos de estudio (más uno en camino para este 2012).
“One Step More and You Die”, cuyo título parece referenciar la misma leyenda samurai que “Kill Bill”, es un disco tremendo, digno de lucir orgullosamente en el olimpo de los mejores discos de la relativamente corta historia del Postrock instrumental que tuvo su hype en algún momento entre los 90 y los 2000. Son como un hecho aislado pero incontestable en la hegemonía nórdica y sajona en dicha etiqueta (con el permiso de no más de un par de bandas norteamericanas).

read more »