Pop. 1280 – The Horror (2012)

por Manel Mourning

Después de que la droga sirviese como fuente de inspiración absoluta durante la década de los 60 y principios de los 70 para músicos como Roky Erickson o los hermanos Wilson y fuera aceptada socialmente por una juventud que la adaptó a los patrones de su vida diaria, esta empezó a cobrarse víctimas pasándolas por el filo de su guadaña sin el menor atisbo de respeto hacia la fama o la fortuna, cual danza de la muerte, llevándose por delante a iconos como Jimi Hendrix, Janis Joplin o Jim Morrison, gran parte del triste y célebre Club de los 27. A partir de entonces, la imagen de las sustancias estupefacientes, que tan grandes momentos nos habían hecho pasar y que habían abierto nuestra mente a otro mundo y otra realidad, empezó a deteriorarse tan rápidamente como el cadáver de una rata en un callejón. Ese trip amable e inofensivo que las bandas de la psicodelia inglesa y americana intentaron enseñar al mundo se desvaneció bajo una niebla súbita para mostrar la cara de la auténtica pesadilla, y los músicos, que nunca dejaron de usar drogas en ningún momento, cambiaron el positivo mensaje de antaño por un túnel sin salida y las consecuencias negativas de las narcóticos originaron una oleada de bandas que quisieron plasmar con su música los aspectos más negativos y oscuros de la alteración de la mente, mostrando los rincones más tenebrosos del alma, apartándose del entretenimiento y la distracción, usando su talento para cristalizar en sonido los miedos del hombre, los temores más profundos y las fantasías más perversas. Así pues, desde mediados de los 70 empezaron a aparecer, como setas en un húmedo pinar, bandas como The Birthday Party, The Killing Joke, Magazine, Chrome, Suicide o Joy Division.

Aquí es dónde nos cruzamos con las 1280 Almas, nombre de una novela excepcional de Jim Thompson catalogada como la segunda novela negra más influyente de todos los tiempos. Pop. 1280 recogen todo ese bagaje de negatividad universal y esas odas a la muerte y a la desesperación, sin  siquiera un atisbo de electrónica y realzando un terror mucho más real y corpóreo que el usado por The Virgin Prunes, acercándose al sonido de las canciones más crudas del Prayers On Fire con las guitarras sucias y despectivas del enorme debut de Killing Joke. El vuelo de buitre del siglo XXI planea silenciosamente sobre todo el disco y es innegable que existen otras influencias mucho más actuales, como unos Jesus Lizard a medio gas, que siguen la estampa de amargura y pesadumbre que el propio grupo busca y asimila perfectamente. Aunque el discurso y la imagen que buscan quizás sea un poco exagerada. El disco se llama The Horror, sin ir más lejos, y la portada es obligadamente perturbadora, por lo que quizás el concepto de terror que buscan desesperadamente queda un poco forzado para el oyente, que recibe esas influencias desde todos los puntos cardinales y puede llegar a perder credibilidad. Una pequeña pega que no empaña una impureza y una porquería sónica, en el mejor de los sentidos, que nos hace embrutecer, nos gusta y nos hace pedir más.

La música de Pop 1280 es música hostil, desagradable, desordenada y desconcertante como un jovencito David Lynch. Es una música subliminalmente horrorosa, aunque a veces cueste creerlo, y ahí es donde reside gran parte de su atractivo, en el quedarse a medio camino donde intuimos un profundo horror que atenaza las almas de los hombres que no logramos ver y que nos obliga a retrasar infinitamente nuestra vigilia, esperando a que llegue el final.

Pop. 1280 – The Horror

Anuncios

One Comment to “Pop. 1280 – The Horror (2012)”

  1. En mi caso cualquier referencia a Killing Joke capta mi atención, aunque sea para el Greatest Hits póstumo de Rocío Jurado.

    Pero a esto ya le estoy dando una escuchada y me está pareciendo maravilloso. Efectivamente, tiene esas guitarras distorsionadas que tanto me gustan y esa no-progresión que hace casi indistinguibles los verses de los chorus. Va a la yugular desde el principio y no te suelta.

    No hay nada más cansino en este mundo que el post-punk revival molongui, pero esto es otra cosa muy diferente, claro. Ruidismo a saco, sin producciones ñoñas de hoy en día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: