Magazine – Real Life (1978)

por Manel Mourning

El Punk, como todo el mundo sabe, nació muerto. Ese vehículo de expresión que encandiló a oleadas de jóvenes ingleses fue caduco, pero pocos músicos llegaron a reconocerlo y, en consecuencia, a rechazarlo, ya que se convirtió en su sustento y en su manera de ganarse la vida. En definitiva, el Punk se convirtió en su trabajo. Crass fueron conscientes desde el principio y por eso proclamaban que “CBS promote The Clash, but it ain’t for revolution, it’s just for cash”. Así pues, todos aquellas grandes bandas que inventaron este estilo de música y que alguna vez tuvieron algo que decir, se dedicaban a repetir esquemas y fórmulas una vez tras otra para poder mantener ese reinado de autoesclavitud hacía las multinacionales. Musicalmente hablando, todo olía a podrido en aquel momento y en aquel lugar. The Buzzcocks, que nacieron a raíz del éxito momentáneo que estaban teniendo los Sex Pistols, se encaramaron al éxito y a la fama en tan solo un año con un simple sencillo que se habían auto editado ellos mismos, Spiral Stratch. En ese momento, el vocalista y fundador Howard Devoto decide que el Punk no puede darle más de lo que le ha dado y que ha agotado sus capacidades expresivas, por lo que abandona la banda. Tras este valiente acto se esconden otros motivos más personales, ya que Devoto nunca confió en su propio talento para la música. Pocos meses más tarde conoce a John McGeoch, cuyo virtuosismo con la guitarra le vuelve a abrir los ojos y le insta a intentar explorar otros caminos musicales.

Este es el germen de Magazine y de su primer trabajo, Real Life, un disco que demuestra que Devoto jamás estuvo realmente conectado con el Punk y su personalidad nadaba entre un nihilismo mucho más autentico que el del 77 y una oscuridad difícil de explorar incluso por él mismo. La sorprendente carga filosófica de sus letras contrastaba con la simpleza creativa de la banda que dejó atrás, pero musicalmente Magazine no llegaron a abandonar del todo al Punk y consiguieron utilizarlo como ellos quisieron, mezclándolo con tintes progresivos, extrañas melodías y combinaciones de notas inusuales por aquel entonces. El rock progresivo, el krautrock e incluso el Low de Bowie o los Roxy Music son influencias totalmente premeditadas e intencionadas por parte de Devoto, que quería mezclar todo los sonidos que le parecían interesantes. Esa mezcla, una insólita amalgama de estilos y una montaña rusa sónica con súbitos cambios de ritmo, fue lo que poco más tiempo después se llamaría New Wave o Post Punk. Pero Devoto tampoco se quedó en lo que ahora mismo podemos conocer como New Wave. Cada canción de Real Life es un mundo aparte que tiene algunos elementos comunes con el resto de temas. La paranoia y lo onírico es algo habitual en todo el disco, desde la portada hasta los ritmos imposibles o las propias letras. La entonación y la manera de cantar de Devoto nos inunda en esa sensación, con esos bamboleos vocales y esas serenatas alcohólicas que van de aquí para allá, vacilantes pero seguras. La voz viene y se va y crea una atmósfera propia de un mundo irreal que, mezclada con valses ilusorios, trompetas oportunamente lejanas y pianos versallescos, nos da esa sensación teatral de que todo cabe pero nada tiene sentido y nos mete en una carpa circense para ver un espectáculo absurdo que nos apasiona, nos sube, nos baja y del que no podemos dar crédito y asegurar que estamos despiertos en el mundo real, con los pies en el suelo. Las guitarras son el instrumento que nos mece. El cañón que nos eleva por encima del público y del suelo de la carpa para caer, sanos y salvos, en un cajón de paja. The Great Beautician In The Sky, por ejemplo, podría ser la banda sonora de cualquier película de un Tim Burton sin ataduras comerciales o de una Balada triste de trompeta pasada de rosca. Esa sensación de estar escuchando algo que pertenece al mundo de los sueños. Fantasia pura e inmaculada que nos hace soñar, y nos hace vivir algo que nos toca de cerca, algo familiar que nos resulta afín y próximo pero que a la vez se manifiesta extrañamente fantástico e impensable.

Real Life es, en definitiva, un disco que marcó de una manera brutal a toda la música que vino años más tarde. Un disco que se impuso en el corazón de la gente por voluntad propia y contra todo pronóstico en un momento necesario. Una profecía de lo que iba a pasar. Una maravilla.

Magazine – Real Life

10 comentarios to “Magazine – Real Life (1978)”

  1. Muy buen artículo, pero no me trates mal a The Clash o dejo de respirar. Un saludo.

  2. The Clash molaban hasta que sacaron el London Calling.

  3. A mi me gusta mucho más el Give’em Enough Rope, de un año antes, que el London Calling.

  4. The Clash es relativamente cansino y el rollo “somos los más punkis del lugar” es muy cantoso. Prefiero el toque ligerito de grupos como X-Ray Spex o The Rezillos. Incluso, en su línea, Stiff Little Fingers me parece algo más digerible.

  5. Creía que el artículo iba sobre Magazine, en fin.. Siempre me parecieron un grupo mayúsculo e infravalorado. Quiza excesivamente cambiante como para crearse una gran legión de seguidos. Es el precio de crecer, romper la anterior ropa que te oprime ahora.
    En cuanto al nacimiento muerto del punk..bueno tengo mis dudas. El punk fué un bate de beisbol en manos de la rabia o un arma arrojadiza que dió algunos buenos palos cuando los lanzaba en todas direcciones. Y la prueba es que hoy día se sigue notando si influjo.
    Pero Magazine no tenían un arma en su mano. Ellos tenían una linterna. Y se dedicaban a descubrir.
    Incluso su último albúm me parece excelente, os lo recomiendo, No Thyself del 2011, aunque falten, el malogrado y gigante de laguitarra McGeoch y Barry Adamson.

  6. Siento haber decepcionado. Respecto a todo lo demás, estoy de acuerdo. Cuando digo que el punk nació muerto me refiero a todas esas bandas como los Sex Pistols, The Clash o Stiff Little Fingers, como dice Thelastblade, que fueron transgresoras hasta que les untaron de billetes. http://www.lyricstime.com/stiff-little-fingers-rough-trade-lyrics.html . Está claro que el punk siguió dando coletazos, lo sigue haciendo y siempre lo hará, faltaría más, pero yo estaba hablando de otra cosa.

  7. En youtube está el disco entero http://www.youtube.com/watch?v=ksZaYWe6p30
    está bastante bien, gracias Manel!

    Por cierto… FOLLAMOS?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: