Archive for abril, 2012

abril 26, 2012

Epic45 – In All The Empty Houses (2010)

por Álvaro Mortem

Uno de los eventos que definen la cultura occidental desde hace ya tiempo atrás, pero que en tanto productos de su tiempo no se ha visto de una forma preclara hasta la llegada de la crisis económica, ha sido la inundación por parte de la nostalgia del discurso hegemónico. Hoy por hoy es imposible dar un paso sin tropezarse con miles de espectros que nos recuerdan el pasado, ya sea desde la enésima resurección de los 70’s o los 80’s -desde su ámbito más puramente musical en el devenir en regreso del synth pop hasta las referencias nominativas como podrían ser los siempre geniales Mogwai– o desde una nostalgia paradójica del pasado inmediato de los 90’s con el shoegaze a la cabeza; vivimos sepultados en una marisma de fantasmagorías que definen nuestro presente.  Por ello nos parece imposible hoy volver a hacer música si no es desde los códigos del pasado, lo cual es completamente falso: hacer música hoy, hacer una música que retrate el espíritu del presente, es hacer música que represente el carácter espectral de nuestro tiempo.

read more »

Anuncios
abril 25, 2012

Led Zeppelin: Directos desde el infierno.

por Manel Mourning

En abril de 1982, un comité de la Asamblea del Estado de California, decidió escuchar un disco de Led Zeppelin hacía atrás. Varios predicadores habían proclamado que, cuando los discos de Led Zeppelin eran escuchados de esta manera, podían escucharse claramente mensajes satánicos mediante una técnica llamada “Backward masking“, exponiendo así a la juventud cristiana americana a satanismo subliminal y culto al diablo. Cuando el comité hubo escuchado varios discos de la banda, algunos miembros aseguraron haber oido, sin lugar a dudas, el siniestro mensaje Here’s to my sweet Satan”.

read more »

abril 23, 2012

cEvin Key – Music for Cats (1998)

por Álvaro Mortem

Año 1998. Hace dos años que Skinny Puppy se separaron y aun falta uno para que la mayoría de grupos grandes -desde Einstürzende Neubauten hasta Ministry– saquen sus mejores discos de los 90’s para animar una década que parecía estar gobernada, ya en su segunda mitad, por el vaciamiento absoluto de cualquier espíritu de lucha. Después de resistir durante los 70’s y embarcarse en los 80’s como una fuerza huracanada que acabó con toda idea de que el punk sería el germen de alguna clase de revolución ulterior, el industrial parecía condenado a auto-extinguirse en los 90’s como un fuego inane por su incapacidad de aportar nada nuevo; en el año 2d.SP no quedaba ya nada más que el profundo vacío de las mesetas podridas de la repetición sin diferencia. Y alguien vino entonces para decirnos que las cosas podían cambiar. Y ese nombre nos era extremadamente familiar.

read more »

abril 13, 2012

No escuchéis música, o la vida os infectará

por Álvaro Mortem

Escuchar música no sirve para nada. Puedes creer que hacerlo te hará más feliz, más culto o más inteligente, pero no es cierto. O quizás creas que si escuchas la música que le gusta a tu persona amada, esa cuya sonrisa divaga entre las entretelas de tu cabeza a cada instante, le interesarás, pero es mentira. La única verdad es que te hará un esnob incomprendido que vagará entre las ciudades ruidosas incapaz de concentrarse ante la marabunta de estúpidos sonidos que se emiten en ella; ya no conocerás el placer del silencio, uno metafórico e inexistente que sólo conocen aquellos que no han aprendido a escuchar. Te darás cuenta que esa persona sólo escucha algo que consideras inefable -es la única explicación coherente para el éxito de Bloc Party: el crítico medio quería estar entre los muslos de la modernita de flequillo vivaz que le denegaba la mirada- y que no te puede gustar, que necesitas alguien mejor, que mereces algo mejor. Descubrirás que el mundo está lleno de ruido que no puedes descodificar, que todo es demasiado sucio como para que sea tolerable: la música te hará observar el mundo -pues cuando uno empieza a usar un sentido, los demás se auto-invitan a la fiesta- , y eso es insoportable.

read more »

abril 12, 2012

Arthur B. Rubinstein – Blue Thunder (1983)

por Mario Cotos Franck

LA PELÍCULA: John Badham, uno de los mejores artesanos del cine industrial de los 70-80, será siempre más conocido por haber dirigido “Saturday Night Fever” que por su subestimada adaptación de “Dracula” o este “Blue Thunder”, un thriller conspiranoico de acción que se distinguía por el superhelicóptero del título. Por aquel entonces era práctica habitual tener como reclamo comercial la figura del vehículo hi-tech, en realidad una mera explotación del atractivo que siempre han suscitado los ingenios tecnológicos, recurso al que la serie James Bond acudió en no pocas ocasiones. Pero “Blue Thunder” no confiaba su potencial en la fascinación por la tecnología, sino que precisamente cuestionaba su uso por parte de poderes en la sombra. El gran Roy Scheider era Frank Murphy, el honrado policía con problemas psicológicos que destapaba la conspiración tras el helicóptero, un imponente prototipo militar supuestamente enfocado a la vigilancia urbana. “No queremos otro Munich”, le justifica a Murphy uno de los agentes del Gobierno encargados de la supervisión del testeo del aparato, refiriéndose a las entonces cercanas Olimpiadas de Los Angeles. Contraposición hombre/máquina que también vertebraría el score de Arthur B. Rubinstein, referente inconfeso a cómo se trabaja hoy en día el maridaje entre sinfónica y electrónica en el score cinematrográfico.

read more »

abril 11, 2012

Oneida – Preteen Weaponry (2008)

por Manel Mourning

Tengo una debilidad confesa por Oneida desde aquel enorme Anthem Of the moon. Es una dedicación inestable y caprichosa, pues a veces retornan a mi mente y tan rápido como vienen se vuelven a ir para no recuperarlos en varios meses. Pero Oneida pegan fuerte. Es una banda difícil, aunque no lo parezca, que requiere adentrarse hasta el final en su bella espesura y no permite intrusismos de canciones aleatorias ni apariciones esporádicas si lo que se quiere es profundizar en ella. Oneida es un cocido de ligera prueba pero pesada digestión. Cambian constantemente de registro, influencias, medios y mensaje, incluso en un mismo disco, llegando a convertirse en una tortura si lo que se busca es distracción fácil y una delicia si lo que se quiere no es nada en concreto.

read more »

abril 10, 2012

Type O Negative – Bloody Kisses (1993)

por Álvaro Mortem

La capacidad catártica de la música es algo que ya ha ocupado a lo largo de la historia tantas páginas, pulpa muerta resucitada en su nueva forma propiciada por la carpintería de la técnica industrial maderera, que repetirlo una vez más redundaría ya en cierto absurdo por repetición. Todos sabemos que, cuando se escucha realmente música, es cuando esta nos produce estados alterados del ánimo con el cual afrontar nuestro día a día; la música que se merece tal epíteto para sí misma, que ha de ser llamada arte sin excepción, es aquella que nos hace alcanzar nuevos estados de nuestro propio ser que generalmente se encuentran velados en el subconsciente. Es por ello que si vamos a hablar de catarsis, ya que no hay catarsis mayor y más conjurada que el orgasmo, sólo nos cabe invocar al über-mensch de nuestro tiempo, al rapsoda vampírico, al hijo predilecto de las tinieblas de satén: Peter Steele.

read more »

abril 6, 2012

Yoshinori Sunahara – The Sound of ’70s (1999)

por Álvaro Mortem

La característica básica por la que debiéramos amar a los músicos japoneses, aun cuando es una concretud que se da en el pueblo nipón en general, es por su capacidad de deconstruír cualquier género radicado en Occidente, en cualquier punto de éste, para, en su reconstrucción, llevarlo varios pasos más allá de los que en teoría podían llegar. Bajo esta perspectiva no debería sorprendernos que en Japón sea, precisamente, donde la música adquiere unos tintes de virtuosismo en cada uno de los géneros que asume para sí mismo, incluso aun cuando son los más populares y menos dados al riesgo o la experimentación de cualquier tipo -cosa que demostró sobradamente el decano musical de Japón en Occidente, el ínclito Ryuichi Sakamoto. No existe nada creado por el hombre que, en algún momento, un japonés no pueda retorcerlo para añadirle un particular punto de vista nuevo.

read more »

abril 5, 2012

Mirroring – Foreign Body (2012)

por Mario Cotos Franck

Liz Harris (Grouper) y Jesy Fortino (Tiny Vipers) tienen en común que practican una personal lectura del folk fantasmal; Harris (el Aire) lo hace ocultándose tras cortinas de interminable reverberación, Fortino (la Tierra) aborda sus composiciones desnudamente. Mirroring es el resultado de su unión, y “Foreign Body” un trabajo que en nada se parece a la mayoría de discos bicéfalos, donde generamente los talentos chocan y las intenciones fusionales se diluyen hasta lo insípido o lo indigesto. Pero éste es un disco exquisitamente equilibrado, hasta tal punto que las personalidades de sus artífices se (con)funden hasta alumbrar una tercera, ese espejamiento y cuerpo extraño titulares, algo que la propia portada parece ilustrar: lo etéreo y lo telúrico acercándose.

read more »

abril 4, 2012

Religious Knives – Smokescreen (2011)

por Manel Mourning

Religious Knives siempre se prodigaron más hacía si mismos que hacía el exterior. Muestra de su falta de dedicación expresa hacía la industria musical, el público, las masas y todas sus consecuencias, son sus primeras referencias, editadas por sellos como American Tapes, propiedad de John Olson de Wolf Eyes, dedicados al Do it yourself y al Homemade sound más activista y primordial, donde el número de copias difícilmente supera la cincuentena. De hecho, emulando las locuras de Merzbow aunque no llegando a editar discos cuyo envoltorio es un Mercedes, muchas referencias de American Tapes cuentan simplemente con una copia que no llega a salir de casa de Olson. Lejos del circuito del noise más drástico y extremista, Religious Knives juegan en otra liga y tras sus primeros discos compartidos con Hive Mind y Dead Machines, su música hipnotizante y sus influencias características empiezan a llamar la atención. Fruto de ello, Thurston Moore se interesa por ellos y les produce su disco The Door editándolo en su propio sello, Ecstatic Peace.

read more »