Type O Negative – Bloody Kisses (1993)

por Álvaro Mortem

La capacidad catártica de la música es algo que ya ha ocupado a lo largo de la historia tantas páginas, pulpa muerta resucitada en su nueva forma propiciada por la carpintería de la técnica industrial maderera, que repetirlo una vez más redundaría ya en cierto absurdo por repetición. Todos sabemos que, cuando se escucha realmente música, es cuando esta nos produce estados alterados del ánimo con el cual afrontar nuestro día a día; la música que se merece tal epíteto para sí misma, que ha de ser llamada arte sin excepción, es aquella que nos hace alcanzar nuevos estados de nuestro propio ser que generalmente se encuentran velados en el subconsciente. Es por ello que si vamos a hablar de catarsis, ya que no hay catarsis mayor y más conjurada que el orgasmo, sólo nos cabe invocar al über-mensch de nuestro tiempo, al rapsoda vampírico, al hijo predilecto de las tinieblas de satén: Peter Steele.

Con dos discos a sus espaldas en los cuales copulaban quizás demasiado cercanos con el doom metal y otras trazas finas de depresión demodé -lo cual en el cual deberíamos categorizar como el grupo más sensual del mundo, es preocupante-, articularía en esta tercera su gran obra maestra en la cual se definiría como el monstruoso hijo de puta del éxtasis que es. En Bloody Kisses todo se torna más cercano al hard cock abandonando paulatinamente el mustio metal -aunque con honrosas excepciones como la muy Black Sabbath canción homónima del disco- para conformarse en canciones infinitamente más sexys, profundas y húmedas. Es por ello que un destello ctónico como Christian Woman, tan blasfema como su nombre puede indicar, se ha convertido en el clásico indiscutible del grupo; su estilo particularmente pausado, dulce y con el punto justo de pegajosidad (pop) produce que la canción sea un perfecto cruce de armónicos fluidos que bailan unidos en ósmosis. Steele nos susurra con su cálida y profunda voz al oído en importantes cambios de registro que denotan su sensual voz cavernosa. La canción, al final, se desarrolla como una lenta pero muy placentera fricción de diferentes capas que se acaban volatilizando en armonía en una muerte pequeñita, minúscula, pero mucho tiempo deseada.

Pero Type O Negative está en las antípodas de ser exclusivamente el juguetón vibrato de la lengua del mastodóntico Steele, como de hecho se encargan de demostrar casi a cada momento el resto del grupo. Las excelencias que se pueden cantar sobre los solos de guitarra, siempre precisos y rápidos como una rápida ráfaga que centellea imposible contra nuestro rostro, serían sólo equivalentes a las del propio bajo del grupo: cálido, lento y de entradas profundas y contundentes; aun cuando la voz de éste es la punta de lanza que penetra con dulzura nuestros oídos lo es siempre por el perfecto calentamiento en forma de preliminares que supone su acompañamiento instrumental. Porque aunque la desgarradora voz del líder del grupo es la voz cantante que ordena y manipula cuanto ocurre en el gangbang de sonidos que aquí se articula, no deja de ser sólo un elemento más a través del cual se da una fabulosa búsqueda de un éxtasis que el común de los mortales sólo era capaz de alcanzar mediante los más oscuros secretos de la física en los cuerpos vivos.

Un disco que comienza con Machine Screw, una sucia concatenación de gemidos y sonidos industriales, no puede ser sutil. Y de hecho no miente en el propósito que contiene dentro de sí mismo. Todo cuanto acontece dentro de los límites de este nada pacato ejercicio de exploración erótica de los límites de la musicalidad como éxtasis sexual se define exclusivamente como diferentes formas de evocar, una vez detrás de otra, lo mismo que ya hicieran en su propia introducción. Quizás la ya mencionada Christian Woman sea más blasfema, en Set Me On Fire se desaten en una rápida oleada de caricias hard rock o en Blood&Fire se desaten en una suerte de ejercicio de estilo cercano al rock de aires góticos que se haría en Finlandia pocos años después pero, en último término, todas evocan la maravilla de los cuerpos contorsionándose por el deseo.

Los ensangrentados besos de Steele, seguramente debidos a los finos mordiscos propiciados por el físico imponente con el cual la naturaleza lo doto, aquí se nos presentan una y otra y otra vez en un bamboleo constante en el cual se nos insta a probar diferentes caminos para el mismo resultado, siempre haciéndonos disfrutar de maneras siempre en tránsito de como alcanzar el ansiado éxtasis del cual dependemos. La furia vampírica del monstruoso Steele nos arrebata una y otra vez, sin que nosotros podamos negarnos, llevándonos siempre a un estado de sensualidad absoluta donde la resistencia es fútil porque, de hecho, es sólo una parte más del juego en el que nos vemos encantados de estar encadenados. Por eso repetimos una y otra vez, retomamos el disco continuamente con el fervor religioso de una santa que se sienta arrebatada ante las fuertes embestidas de un Dios fluyendo a través de ella. Bloody Kisses es al sexo lo que el éxtasis a la mística: una necesidad, casi una imposición, que cristaliza en una impostura sublime todo aquello que amamos y somos incapaces de explicar de lo que nos arrebata más allá del ser yo en sí mismo.

6 comentarios to “Type O Negative – Bloody Kisses (1993)”

  1. Bloody Kisses ES sexo. Desde que escuché y vi el video por primera vez del ‘Black no.1’ en la pantalla gigante de ‘La Urbe del Kas’ allá por el 2002, ese grito al comienzo, desesperado, contenido, casi primitivo de Peter, me caló hasta el tuétano y escuchándolo 10 años después, compruebo que su embestida no ha perdido fuerza. “SHE WILL…” decía.

    Os leo siempre desde que descubrí vuestras publicaciones en twitter y tan solo decir que lo que hacéis tiene mucho mérito.

    Se agradece el esfuerzo, la dedicación y el cariño que le echáis para llevarlo adelante.

    Quiero más.

    • Totalmente de acuerdo y añado: Bloody Kisses ES sexo y, además, mejor sexo que lo que la mayor parte de la humanidad llama como tal. El disco tiene una potencia arrolladora que embiste los sentidos hacia una catarsis fenomenal, y eso, como bien dices, no ha cambiado con los años. Quizás incluso haya ido a más.

      Muchas gracias por tus halagos. Nos cuesta mucho esfuerzo seguir aquí on fire día a día pero, ya que es extremadamente gozoso, seguiremos hasta que el cuerpo aguante -¡y aunque no aguante!- si seguís respondiendo así de bien.

      Si quieres más, no te preocupes, tendrás más. ¡Gracias!

  2. Sin intención de tocar los huevos: recomendaría al autor una mayor sencillez a la hora de escribir. Si no se domina, la floritura puede entorpecer la lectura en lugar de enriquecerla. Estoy seguro de que limpiando el texto se conseguiría una artículo mucho más claro y se trasladaría mejor el mensaje.

    Lo accesorio no debería sepultar lo esencial.

    El blog es cojonudo.

    • Se agradece el comentario y el autor, yo mismo, lo tendrá en cuenta aun cuando no esté en absoluto de acuerdo. Como de hecho creo que la forma debe estar en consonancia con el contenido y que, en cualquier caso, prefiero que hable el estilo que la idea; no sólo lo accesorio no sepulta lo esencial, sino que lo que usted ve como accesorio es en sí lo esencial: la tesis está en la forma, o al menos lo está en parte. Diferentes perspectivas de la crítica y la literatura, como puede ver, pero con todo lo tendré en cuenta.

      Gracias por su comentario.

      • Cuidado con eso: si, como sostiene, la tesis está en la forma, seguro que es usted el más interesado en que la forma sea, cuanto menos, correcta. En cualquier caso es una sugerencia.

        Un saludo y gracias.

      • Me he expresado mal. La tesis está en la forma porque la forma es la expresión de lo que se intenta plasmar de la obra como tal, pero no está exclusivamente en la forma; la tesis debe encontrarse tanto en la forma (estilo) como en el desarrollo (trama) indistintamente. En mi caso se cumplen las dos condiciones, independientemente de que a usted no le guste la primera.

        Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: