Milosh – Meme (2006)

por Álvaro Mortem

Aunque nuestra idea de la experimentación formal es de algo obtuso que dificulta de forma radical la comprensión de las cosas, que se dirige hacia un público minoritario capaz de discernir aquello que se nos está presentando, la realidad es que es posible practicar una experimentación tan sutil que parezca que no están disruptiendo de forma notoria nuestras estructuras mismas del entendimiento. Ahora bien, aun cuando si hablamos de música experimental lo primero que pensamos es en las estructuras imposibles de un Aphex Twin -el cual está totalmente desinhibido en el buen trato con respecto de sus potenciales oyentes-, la experimentación musical asume tantas formas como música existe. Y, en ocasiones, también supone camuflar de sencillez aquello que es extremadamente complejo.

El caso de Milosh, hijo pródigo de una noche loca entre el IDM de Aphex Twin y unas sensuales estructuras pop, es particularmente instructivo en éste sentido en tanto parece estar siempre más allá de las expectativas de todo oyente; es imposible no escuchar las composiciones del canadiense sin percatarse que lo único que nos importa es que su música es bonita. Cualquier escucha que no sea detenidamente atenta pasará flotando entre unas preciosas melodías que nos aluden a temas infantiles, a un blanco nuclear de un espacio imposible materializado en habitación, a una realidad tan sencilla que se puede uno perder en la mismidad de la misma. Uno puede escuchar dos docenas de veces Meme sin percatarse en ningún momento de que ocurra algo extraordinario, de los prodigiosos devaneos experimentales: de las estructuras heredadas del jazz, de los juegos recursivos del lenguaje musical, de los excesos anarmónicos ocultos en segundo plano. El triunfo inaugural absoluto de Milosh es su escucha, plácida y sencilla, basada en un la cadencia del ritmo que nos mantiene en un estado de calma perpetua, en la cual si decidiéramos penetrar encontraríamos un trabajo de cincelado tan perfecto que es como si puliera cada átomo de las notas mismas de su música.

Uno de sus más prodigiosos acontecimientos es su capacidad para forzar falsos finales, la en ocasiones increíble mano para hacer como que ya se hubiera terminado todo lo que hubiera que decir para seguir desgranando los elementos de sus canciones sólo que con una mayor lentitud, ahora con la mano de un cirujano que deja a la vista cada pieza una por una; Milosh no es un mago, es un científico de la música, y por ello se permite enseñar como hace cada truco en su propia ejecución. Quizás por ello consiga hacer lo que ninguno otro podría: hacer la música apropiada para aquellas personas que no les gusta esa clase de música electrónica; es capaz de hacer música electrónica para gente que no le gusta la música electrónica, música experimental para la gente que no le gusta la música experimental: Milosh es el operador que revierte los saberes de las personas hasta confundirlos, hacer indistinguible lo sencillo de lo complejo penetrando así incluso en las mentes de aquellos que se niegan a permitir pasar a las condiciones que no desean experimentar.

El como consigue esto sería algo que podríamos ver sólo aludiendo al título de su disco: Meme. Durante todo el disco lo único que hace es repetir una misma estructura, exactamente la misma, sólo que deshaciéndola en sus elementos básicos para luego reconstruirlos en una forma completamente diferente, lo que le permite construir melodías que suenan siempre uniformes pero sin una razón aparente para que esto sea así. Esa melodía que deconstruye de forma constante es el meme, la unidad mínima de información, que descompone y compone a su antojo para poder construir ese espacio imposible donde nos sentimos de regreso a tiempos más sencillos, tiempos donde no necesitamos pensar para comprender que es todo lo que hay de bello en el mundo. Disipa lentamente sus composiciones, como perdiéndose en ese mundo, dejándonos solos con nuestros pensamientos. Para que olvidemos, muy lentamente, que estamos escuchando un disco. Que este se acabará algún día. Aun cuando, de hecho, se acaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: