Capsule – No Ghost (2011)

por Álvaro Mortem

La dificultad radical de enmarcar dentro de un genero dado a cierto clase específica de grupos, aquellos que se salen de toda posible norma genealógica a través de la cual situarlos en un contexto reconocible, problematiza cualquier pretensión de describir el qué de su propia significación. Sin embargo algunos de estos grupos, de los cuales Capsule es su más reciente hijo descubierto, si que nos permiten hacer algo que va más allá de la pregunta por el qué hacen con la música, al trastocar la cuestión hacia el quién; ¿quién es el jodido demente capaz de hacer o escuchar una música que es capaz de salirse de cualquier escala conocida? Por supuesto la respuesta es evidente, sino no estarían leyendo esto -y si no se sienten identificados con esta descripción, por favor, acudan al botón rojo con una cruz blanca a su mano derecha con una desviación radical a la verticalidad ascendente-, pero Capsule consiguen hacer de su imposibilidad de aprehensión toda su carta de presentación.

Los salvajes estallidos de (ultra)violencia del grupo son lo más parecido que se han podido escuchar en los últimos años a radicales patadas en la boca que atraviesen el cráneo hasta dejar ver a través de la nuca la punta de acero con motivos de Más Allá de la Realidad® serigrafiados. Así es, principalmente, debido al hecho de que el disco es una concatenación de malversaciones de algo que sólo quizás en pesadillas podría ser denominado música armónica, todo ello sin rebasar por regla general la barrera psicológica de los dos minutos -donde psicológica quiere decir el límite donde el cerebro no vaya a estallar por la impresión sónica. Pero, ¿qué son Capsule? No son rock, no son metal, no son hardcore; son un grupo de jazz reconvertidos en matones sónicos con los sentidos alterados por sustancias desconocidas deseosos de practicar los 120 Días de Saló con todo cerebro ajeno, fabricación de un ano mental mediante. Las baterías sincopadas restallan en conjunto con guitarras que cortan el aire de forma constante mientras la voz chilla sin parar, como sino pudieran parar jamás. Y cuando se toman un respiro, cuando llegan a sobrepasar los cinco minutos de canción en Isn’t Us, construyen un mundo de oscuridad tan denso e impenetrable que uno sólo se pregunta como puede seguir respirando de semejante tortura ociosa.

No Ghost es el título más sincero de la historia de la música: ni hay los fantasmas de otros géneros, porque aquí no cabe siquiera hablar de géneros, ni los fantasmas pueden evitar que su violencia radical produzca que queden sistemáticamente obliterados de toda existencia. Cada canción es un hito al pogo que se va de las manos, a la hostia seca con una botella de Jack Daniels que restalla en una mandíbula que se desencaja en una lluvia de astillas de hueso y sangre, al hacer una entrada triunfal por la pared de carga con una apisonadora para dar un concierto mientras se prende fuego el escenario: eso es Capsule. Aquí no hay espíritu del rock, porque el sexo y las drogas no tienen sentido aquí, porque de hecho el espíritu se lo comieron cuando les propusieron que sería una buena idea definirse como algo-así-como-rock; Capsule están más allá del bien y del mal, más allá del entendimiento, sumergidos en medio de la noche que devora todo con la precisión quirúrgica de un vagabundo ruso borracho de champú con una motosierra: parece imposible que no acabe matándose a sí mismo por el absoluto descontrol del que hace gala, pero resulta ser un cirujano virtuoso. Por eso no es un grupo para usted. Por eso es un grupo que necesita escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: