Ordo Rosarius Equilibrio – Cocktails, Carnage, Crucifixion and Pornography (2003)

por Xabier Cortés

Dejemos de lado la idea de la Lujuria como ese algo pecaminoso que nos condenará al más profundo de los infiernos. Huyamos también de esa imagen banal y vacía que, a modo de verdad absoluta y objetivo vital, nos muestran los panfletos de comunicación y lobbys propagandísticos. Deshagámonos de esta connotación pueril que nos intentan vender para poder explorar la verdadera esencia de esta sensualidad pura y en todos sus niveles. Y, por supuesto, dejemos que este Cocktails, Carnage, Crucifixion And Pornography de Ordo Rosarius Equilibrio sea nuestro lazarillo en este particular viaje.

Correr la cortina de terciopelo rojo, por supuesto, tras la que se esconde toda la obra de Tomas Pettersson y Rose-Márie Larsen es deshacerse de todas esas inhibiciones que nos acorralan. Es adentrarse en un mundo de liberación sexual, libertinaje, BDSM, ocultismo y revolución social mientras mensajes esculpidos por el legado Ásatrú se mezclan con el satanismo, herencia esto último de uno de los primeros proyectos de Tomas: Archon Satani, en una extraña danza litúrgica que se torna adictiva según vamos explorando los húmedos parajes que esconde. Lo que nos ofrece Ordo Rosarius Equilibrio aquí es un rendez-vous de sensaciones, perversiones, jadeos, decadencia y placer oscuro en forma de dark folk con incisivos cortes marcial-industriales. Lánguidas guitarras acústicas herederas de la mejor tradición de Sol Invictus y Death In June -efectivamente, no se puede hablar de dark folk sin nombrar a estos dos Leviatanes– se funden con la categórica voz de Tomas recitando propaganda fetichista acompañado de los jadeos -reales- de su compañera de andanzas Rose-Márie.

Cuando las primera notas de la canción que abre el disco – que no es más que una retorcida versión del himno soviético- comienzan a sonar, te encuentras cruzando el Rubicón, preparándote para lo desconocido. ¿Desconocido? en absoluto, el propio título del disco nos da más de una pista sobre el contenido temático del mismo. Se podría decir que este C.C.C.P es un manifiesto en el que se abordan esos cuatro conceptos -cocktails, carnage (muerte), crucifixion (religión) y pornography (sexo) – a través de la sensualidad, la censura, la traición, la violencia,el militarismo, el fetichismo, Magick de Crowley, asesinato y el ocultismo. Sería injusto destacar sólo un corte de los trece que completan el disco, igual que sería inaceptable no destacar Remember depravity and the orgies of Rome, ya que en él se encuentra concentrada la esencia de este C.C.C.P. Y de Ordo Rosarius Equilibrio.

Cocktails, Carnage, Crucifixion And Pornography fue un rotundo golpe en la mesa por parte de estos suecos, apoyados por el acertado criterio de Roger Karmanik a los mandos del sello Cold Meat Industry, y sembró el germen de una colaboración con los italianos Spiritual Front para la edición, al año siguiente, de uno de los mejores discos de la década pasada; Satyriasis: Somewhere Between Equilibrium And Nihilism. También es cierto que en los lanzamientos posteriores de Ordo Rosarius Equilibrio han ido dulcificando su propuesta musical hacia derroteros más cercanos al pop noir, siguiendo la brecha abierta por el brillante Ultima Thule de Ostara, aunque manteniendo la idiosincrasia que ha hecho de Ordo Rosarius Equilibrio uno de los pilares de la escena oscura europea.

“Should we be sheep who live forever. Should we be lions for one day, that is the question of tomorrow. That is the answer of today.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: