Anton Newcombe: Jesucristo 2.

por Manel Mourning

Quienes conocen de cerca a Anton Newcombe afirman que es una bellísima persona, incluso cuando la droga le superaba en número y sus excentricidades le suponían una barrera totalmente infranqueable para relacionarse con el mundo real que tenía a varios metros por debajo de sus pies. Otras fuentes más cercanas a su ámbito laboral y profesional, despojado ya de toda su aura divina y su misticismo astral, son incapaces de nombrar un solo aspecto positivo de su relación con el líder natural de Brian Jonestown Massacre. Desplantes de última hora, malas contestaciones, exigencias imposibles y absurdas o manías que imposibilitan cualquier tipo de mínimo vínculo necesario para llevar algo a buen puerto sin tener que batallar con ese halo de estrella del rock definitiva que convierte a Newcombe y a cualquier concierto de su banda en la utopia inalcanzable de espectáculo plácido y sin quebraderos de cabeza. El mundo puede transformarse en un sitio muy hostil cuando vas hasta las cejas y la situación exige esmero.

Anton tiene claro, desde los primeros acordes que conformaron el genial Methodrone, quienes son sus fieles y quien es el demonio que lo acecha y lo tienta en el desierto. Se dedica a su público en cuerpo y alma con ese inagotable manantial de música que es su propia cabeza, disco tras disco, sin permitir que elementos nocivos mermen o entorpezcan la función para la cual Dios lo trajo a la tierra. Se sacrifica, canción tras canción, cantando al amor por una humanidad que nunca acaba de admitirlo del todo y aceptarlo como rey, rechazando una y otra vez a esa industria musical que tanto odia y contra la que ha proyectado su imparable cruzada. Para ello creó su propio sello, The Committee To Keep Music Evil, toda una declaración de principios y una muestra más de su amor por el sarcasmo y el uso de un lenguaje que sobrevivió al desastre de Babel. El propio nombre de la banda es un juego de palabras entre el fallecido guitarrista Brian Jones y la masacre de más de 900 personas en la colonia de El Templo del Pueblo de la Guayana que provocó el reverendo Jim Jones en 1978. Otras muestras de su buen humor y magnanimidad son nombres de canciones y discos como Their Satanic Majesties’ Second Request, Blue Order New Monday o I Wanna Hold Your Other Hand. Está claro que el suyo es un dios benévolo.

Cuando tuvo que expulsar a los mercaderes de su templo lo hizo sin tapujos y, fiel a sus palabras, volvió a construir el templo destruido en pocos días una y otra vez. Así pues, los miembros de Brian Jonestown Massacre han ido desfilando a lo largo de estos 22 años, desterrados por un auto proclamado y merecido mesías que hizo de la banda algo propio y personal, adueñándose con todo el derecho de cualquier aspecto relacionado con ésta. Es difícil encararse a una personalidad tan arrolladora como la de Newcombe, con un temperamento y un carácter propios de un genio mayúsculo que si se combinan con un talento inigualable hacen impensable toda posibilidad o intento de eclipse. Estamos hablando de BJM, una religión monoteísta, y las disputas, peleas y riñas de Anton con el resto de la banda han llegado a ser míticas. Hasta 25 miembros sin contar al propio líder han pasado por las filas de la banda californiana, diáspora y éxodo que obligaron a toda esta comitiva de músicos repudiados a formar otras bandas como han sido The Warlocks, Spindrift, Black Rebel Motorcycle Club o The Lovetones. Algunos de sus apóstoles actuales, por otra parte, son miembros de Singapore Sling, Dead Skeletons, Spacemen 3 o Spiritualized.

Anton Newcombe es el mesías de su propia religión y de un dios que probablemente todos intuamos pero solo conozca él. Un mesías polémico, incómodo e inestable, que ha resucitado en tantas ocasiones como veces ha sido crucificado. Su música es un libro lleno de parábolas y su vida es un milagro lleno de contradicciones.

I prayed to Buddha, to Allah, and Jim.
I turned to Jesus and stayed there with him
I fell in deep but I learned how to swim
now there’s no one who’s cleaner than me or than him

<br>

<br>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: