Comanechi – Crime Of Love (2009)

por Rak Zombie

Cuando la histeria no se puede describir y la razón se ha nublado hasta un punto en el que la rabia tiene todas las de ganar, un martillo y un armario son nuestros aliados. Si no entienden lo que acabo de explicar aun les queda una oportunidad recordando lo que les gusta hacer cuando están nerviosos. No quiero decir que me encante renovar el amueblamiento de mi apartamento, solo intentaba introducirme en sus cerebros para colocarles una nueva sensación unicamente apta para personas con incorrectas disoluciones de liquido sinovial. Comiencen a asegurar las paredes de sus mal decorados hogares, llegan Comanechi.

Una casa llena de objetos que les miran con cara de pocos amigos y una pareja ataviada con los entes que mejor les definen, sus instrumentos musicales. Mientras ustedes se pasan la vida decidiendo donde colocar todo aquello que compran compulsivamente, ellos les observan sin apenas abrir los ojos. No se preocupen, no dejen de leer, no están destinados a la demolición. Les queda la receta para una vida sana y sin tensiones y para ello deberán hacer caso al consejo que les da su doctora, siéntense en su sofá y dejen a estos individuos que les destrocen sus pertenencias y alguno de sus huesos. Si todo funcionase bien, en cinco minutos les encontraría escuchando en un volumen considerablemente alto Crime of Love de Comanechi.

Comanechi es un grupo londinense formado por Akiko Matsuura, voz y aporreadora de los latidos del corazón del mundo, y Simon Petrovitch como el señor que hace que fluya la sangre por las venas de un conjunto de papeles arrugados o lo que es lo mismo, guitarrista ultra violento. La hecatombe que forman se asemeja a lo que siente un cerebro continuamente revivido con electricidad. La vibración que consiguen transmitir se alojará por unos treinta minutos en nuestra sien consiguiendo que nos arrastremos hasta destrozar todo aquello que odiamos. No hay lugar para la conformidad en este mundo desmembrado que supura estaticidad y mortificación. No habrá nada que consiga hacer que se paren nuestros pies, que nos elevemos hasta que todos y cada uno de los cristales de la ventana exploten.

Desasosiego de un post-punk revival y descentración de un garage/noise aliñado con la voz de tu propia conciencia, depósito de suciedad y de todo aquello que no sabes expresar todavía. Los crímenes no serán irracionales siempre y cuando no haga falta que lo sean.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: