Veil Veil Vanish – Change in the Neon Light (2010)

por Álvaro Mortem

En un tiempo como el nuestro, donde la información enciclopédica está a un click de distancia, los géneros no mueren sino que se van de parranda. Es por ello que en ocasiones, mientras están de fiesta non stop durante algunos años de más, en ocasiones conocen a las bellas damiselas que han aprovechado para ocupar su posición y estas, sabiendo del atractivo del que ellas están carentes, se aprovechan de estos encuentros para llevárselos con ella para ver si el talento se pega por el intercambio de fluidos. De estas impías relaciones surgen hijos tróspidos, la mayoría de ocasiones deformes, que pretenden seguir el camino de popularidad de animadora borracha de mama sin terminar de abandonar nunca el estilo único, aunque algo minoritario, de papá; la mezcla de géneros a los que nos somete nuestro tiempo, siempre mezclando el indie rock con absolutamente cualquier cosa que se ponga de moda en cada ocasión, da lugar a extraños compañeros de cama que tienen aun más extraños, por deformes, chiquillos de su encuentro.

El caso de Veil Veil Vanish es singular quizás porque optaron por el dificil camino de ser tan fieles al zapatillismo naïf y algo imbécil propio del indie rock sin abandonar el ningún sentido, ámbito o posibilidad el auténtico camino de un padre tan apegado del gothic rock que cagaba murciélagos mientras vomitaba sangre de vampiro. El resultado es que estos chicos de San Francisco suenan como los hijos perdidos de The Cure después de haber pasado una siniestra noche con los cadavéricos restos de lo que una vez fueron Block Party; espíritu post-punk, melodías aceleradas aceradas en un sentimiento pop y una voz que parece declamar su herencia smithiana como valedora de una pose que se pretende como un ulterior más allá de su propia actitud de modernitos bonitos. Y lo peor es que funciona. En ningún momento dudamos que esto podría sonar en un bar atestados de jóvenes sin sentido estético alguno, apreciando la sencilla familairidad de la que hace gala el grupo, pero tampoco nos costaría imaginarlo sonando ante una turba de longanizas del infierno contoneando sus embutidos cuerpos en mallas y cuero como si se tratara del espíritu de The Cure revivido -porque actualmente, The Cure es más zombie que ser vivo.

En cualquier caso, no nos dejemos enegañar: Veil Veil Vanish es una vomitiva oda contemporanea al espíritu juvenil más abyecto y moderno inimaginable. Canciones que desarrollan conceptos tan difusos como las fiestas farmacéuticas (Pharmaceutical Party Plataform), la abyección sexual de la juventud (Modern Lust) o la clásica descomposición del ánimo adolescente (Anthem For a Doomed Youth) no hacen sino enfatizar el como se quieren situar como un canto generacional, renunciando en el trayecto de toda connotación al mundo adulto. Son góticos, pero góticos de una nueva era: visten según las leyes de la moda de su blog favorito, quieren ir de fiestas donde saquean las medicinas de su abuela y pretenden hacernos creer que su sexualidad infantil y sus depresiones ciclónicas son diferentes de cualquier imbecilidad adolescente que hayamos podido conocer nosotros de primera mano. Pero incluso así, cuando pretenden echarnos de la fiesta de un portazo creyéndose una falsa expectativa de ser especial, no podemos negar que los chicos han conseguido acertar de forma radical en como debería sonar un grupo gótico contemporaneo para atraer a una juventud lobotomizada sin hacernos fruncir el entrecejo en el proceso. O no hacerlo demasiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: