Ianva – Italia: ultimo atto (2009)

por Xabier Cortés

No deja de ser curioso que un proyecto de la calidad y trasfondo del de estos italianos no tenga respuesta -o ésta sea extremadamente limitada- en la vasta escena neo folk europea. Quizás el hecho de centrarse en la historia contemporánea italiana -rompiendo con el cliché conceptual asentado en la historia teutona propia de los proyectos folkies más exitosos del continente- sea una de las principales barreras con las que se encuentre Ianva para obtener el reconocimiento que merece. Quizás se deba a la utilización de muchos más elementos de los que se supone que tiene que hacer uso un proyecto que quiera enmarcarse en el neo folk más arquetípico, aunque la inclusión de estos elementos extra no sea más que para contextualizar los hechos narrados en las composiciones. Pero son precisamente estos códigos externos -que van desde el tango a la chanson pasando por el jazz– los que sitúan a Ianva en un nuevo nivel dentro de la escena neofolk.

Este Italia: ultimo atto Ianva repasa la turbulenta historia de Italia a lo largo del pasado siglo XX y principio del XXI: desde la Italia de la Segunda Guerra Mundial y la Italia de posguerra hasta llegar a la decadente Italia de nuestros días azotada por la corrupción política y el caciquismo. Al hablar de este declive se hace difícil no caer en la tentación de nombrar los paralelismos que pueden existir entre este álbum y algunos de los conceptos que contemplaba Julius Evola en su particular -y polémica- filosofía. Desde luego que no hablamos de los múltiples desvaríos esotéricos de éste, sino más bien nos quedaríamos con esa crítica feroz al mundo moderno y en particular la que contempla la historia italiana del siglo pasado ya que no es casualidad la selección quirúrgica de hechos representativos de la misma que ha realizado Ianva para este trabajo. Dos voces son las que nos narran la historia de esta Italia en declive; por un lado nos encontramos con una seria y categórica voz masculina -de la mano de Mercy– y por el otro, tenemos la elegante réplica femenina  de Stefania T. D’Alterio que aporta ese punto de glamour propio del al Italia de La Dolce Vita y que dota de un aura cabaret a todo el álbum amén de darle un toque cinemático a la narración. Musicalmente nos encontramos ante un disco especialmente complejo y lleno de matices que iremos descubriendo poco a poco según vayamos avanzando en la historia, desde el monólogo apocalíptico que nos da la bienvenida hasta el epílogo nos acompañarán unas composiciones bombásticas que siempre tendrán presente ese giro melodramático tan italiano, composiciones en las que se abrirán hueco influencias del jazz, el tango más europeizado, el cabaret, la chanson francesa y -como no- la marcialidad amén de unas orquestaciones voluminosas y una meticulosa, dramática y omnipresente guitarra como principal aglutinante en todas las piezas que componen este álbum.

Son dos grandes victorias las de este Italia: ultimo atto: la primera de ellas es la de condensar en un sólo disco tan numerosas y diferentes influencias para convertirse en un todo que, para más inri, Ianva ha sabido acomodar de manera espectacular al concepto primario del álbum. La segunda victoria es haber sabido reflejar en estas composiciones momentos dramáticos, momentos sombríos, momentos de prosperidad y momentos trágicos de la historia de Italia de una forma magistral y pura. Todo esto convierte a este álbum en uno de los discos de neo folk / pop noir más importantes y más originales que se han editado en los últimos años y augura un futuro prometedor para Ianva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: