Dirty Granny Tales – Inversed World (2008)

por Xabier Cortés

Una de las principales funciones de la música, sino la principal, tendría que ser transportarnos a ciertos lugares comunes en los que encontrarnos cara a cara con el artista. Rozar con nuestros dedos las superficies que el maestro de ceremonias ha querido poner a nuestro alcance para la ocasión. Superficies -metafóricas y físicas- que ha creado partiendo de la base de su visión y su idea. Lamentablemente muchas veces, en demasiadas ocasiones a decir verdad, ese objetivo queda relegado a un segundo plano -cuando no directamente obviado- en favor de una obra efímera y fácilmente digerible para  adecuarse a las tendencias y no caer en el limbo, ese limbo en el que, en general, se encuentran esos álbumes que dan sentido a la música como expresión artística y no como un simple producto de consumo. Afortunadamente para nosotros Dirty Granny Tales encuentra su razón de ser y se acomoda en este limbo de las obras de arte.

Inversed World nos coloca, de una forma categórica y sin temor alguno, en la caravana de alguno de los mucho circos que se ganaban la vida mostrando sus virtudes a lo largo de la geografía europea de finales del siglo XIX. Puedes llegar a sentir el traqueteo de un precario carruaje recorriendo el adoquinado de Londres -por poner un ejemplo- mientras las inocentes miradas de los infantes se clavan en el llamativo cartel que adorna el convoy. Puedes sentir el infecto olor de un más que mejorable saneamiento urbano según te vas adentrando más y más en esos barrios de dudosa reputación pero siempre abarrotados de todo tipo de gente. La humedad, los detritus, la imagen de un mercado rancio repleto de productos en peor estado atestado de gente. Eso es lo que nos sugieren estos experimentadores acústicos a lo largo de los diez capítulos de este álbum. Las percusiones nos marcan el ritmo de este viaje, la mandolina y el violín nos sugiere ese aire tradicional y folkie y la voz -desgarrada, aguda y chillona a veces y de mezzosoprano en otras- nos va narrando las aventuras de este circo de los horrores que es Dirty Granny Tales. Una obra densa, oscura en la que desde el primer minuto crea esta imagen en nuestra cabeza y no se detiene hasta que los últimos acordes de Strings in the Sky dejan de reverberar en la habitación. De querer destacar uno de los cortes sobre el resto de la decena que completan este álbum -acción totalmente injusta pero necesaria en ocasiones- el elegido sería Didi’s Show: un tema en el que se respira el insalubre humo de un local de mala muerte en el que se da rienda suelta al espectáculo cirquense de estos griegos, una atmósfera pesada, lúgubre e hipnótica, con ese violín que se clava en la parte más profunda del cerebro y una voz que nos seduce y nos abofetea en cada uno de los algo más de seis minutos que dura la canción. Un ejemplo perfecto de la idiosincrasia de Dirty Granny Tales.

Con Inversed World nos convertimos en un títere más de este bizarro teatro de marionetas que completa el teatro de Dirty Granny Tales. Déjate llevar, deja que estos griegos controlen los hilos, deja que las historias de esta abuela grotesca tomen el control de tu ser y hagan de tu cuerpo un miembro más de este espectáculo.

Dirty Granny Tales – Inversed World

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: