Merzbow / Marhaug – Mer Mar (2012)

por Álvaro Mortem

Hasta llegado el siglo XX la consideración de que es música se basaba bajo la premisa esencial del ritmo, la sonoridad y lo agradable que era al oído; la música como forma mlódica es el único paradigma posible para considerar un sonido como arte: sólo lo bello es digno de ser escuchado. A pesar de que el logro de conseguir escapar de las ideas post-kantianas al respecto del valor de la fealdad o lo grotesco como arte sea esgrimido para articular la belleza singular de la música sobre el resto de formas artísticas, contaminados por la necesidad de la fealdad y la cacofonía dentro de sus composiciones -con un paradigma particular en Baudelaire-, la realidad es que la música tampoco escapó de su articularse en los márgenes de lo que es considerado música en sí. El ruido como paradigma, el ruido como composición sonora válida, es la consecución lógica aunque tardía de la visión ampliada del arte como algo más (que la belleza).

En el caso de Merzbow y Marhaug nos podrían dar ambos una cátedra al respecto de como la música puede ser articulada no desde la búsqueda de la belleza melódica que se esconde más allá del sentido matemático del mundo arrojándonos dentro de un ejercicio práctico de ruidismo ilustrado que nos demuestre los flexibles límites del oído humano. Esta pareja infernal, pesadilla erótica de los musicólogos más anquilosados en su propia exploración reiterativa de una verdad caduca al respecto de las posibilidades de la música, ya se habían juntado con anterioridad en los 90’s para hacer algunos discos que serían marca señera dentro del underground más abrupto conocido por el hombre; el rencuentro de estas dos inteligencias dislocadas después de sus últimos trabajos en solitario, con un especial énfasis en la maravilla que supone el proyecto 13 Birds del japonés, dan lugar a un choque de trenes tan brutal como el colapso de cualquier sentido musical que pudiera haberse compuesto en los límites del universo. Literalmente.

No hay nada en éste Mer Mar que no deje de ser la carta de defunción de la actitud melódica, de la necesidad de la composición o los instrumentos: metales rompiéndose, retorciéndose, siendo cortados, apilados, chocados y desmenuzados es lo que vamos encontrado en una exploración profunda, minuciosa y extremadamente metódica de todas las posibilidades que pueden conjurar a través de las texturas del sufrimiento de diferentes clases de metal y su manipulación.

Cada mitad de la placa, dedicada a una sola canción referencial a cada uno de los artistas, define un punto de inflexión particular dentro de la composición común que estos sustentan: es un continuum donde ellos han trabajado en común, pero cada mitad está infectada de forma particularmente virulenta con el animo propio de cada uno de ellos. En el caso de Mer es sorprendete la tendencia extraña que Merzbow acaba arrojando de forma sistemática hacia el dub pero de forma muy alejada de cualquier forma canónica de éste, sonando exactamente como sonaría si una apisonadora cayera sobre un grupo de raveros jamaicanos; la perversión que hace del dub a través de su propio sentir post-industrial lo hace más auténtico, como destilado a partir del asesinato sistemático de todo aquello que no es puro en sí dentro del género para encontrar su génesis oscura entre las ruinas de su propia creación. En tanto Mar no deja de ser la misma deconstrucción de un sonido más ambiental, la descodificación de ese sonido del mundo que nos pasa desapercibido de forma constante pero que de hecho está ahí, el ruido de metal retorciéndose y quemándose a cada instante, combándose hacia el suelo conformando nuestra realidad a cada instante. Eso es Mer Mar: la sinfonía post-industrial de un mundo en eterno y agonizante colapso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: