Brighter Death Now – May All Be Dead (1999)

por Xabier Cortés

Cuando hablamos de un proyecto de la magnitud y calado de Brighter Death Now estamos hablando no sólo de uno de los estandartes más importantes de la escena oscura mundial -y no me estoy limitando solamente al ámbito de la electrónica extrema y ruidista-, no. Cuando hablamos de Brighter Death Now estamos tratando directamente  del corazón de la discográfica Cold Meat Industry, con todo lo que esto supone. El sello sueco ha dado -y afortunadamente sigue dando- cobertura a los más importantes y trascendentales proyectos musicales de la escena oscura ¿hace falta una lista? Atrium Carceri, Ordo Rosarius Equilibrio, MZ.412, In Slaughter Natives un largo etcétera  y, por supuesto, nos sirve en bandeja los desvarios ruidistas de su fundador e imperturbable timonel Roger Karmanik, el personaje tras Brighter Death Now.

Brighter Death Now es terror sonoro, terrorismo para nuestros oídos, sin pudor y sin ningún ápice de remordimientos. Todo lo que es y hay en Brighter Death Now provoca, estremece, asusta, hipnotiza y nos controla. Los bucles estridentes, las distorsiones y los glitches al borde de lo que el oído humano es capaz de aguantar dan soporte al desenfreno vocal del señor Karmanik, desenfreno debidamente filtrado, distorsionado y llevado al extremo por esa máquina de ruido perfectamente engrasada que gestiona Karmanik con gesto firme y mirada fija en el horizonte. Un horizonte en el que se dan la mano la parte más pervertida y oscura de la psique humana. Lo prohibido, lo adictivo, lo visceral y lo primitivo son el caldo de cultivo del que se nutre el manifiesto lírico de este terrorista sonoro sueco. Sin mirar atrás, sin empatía de ninguna clase, Roger Karmanik arroja las seis granadas de fragmentación sónica que completan este May All Be Dead en un centro comercial abarrotado de mentes cegadas por infinitos escaparates y letreros luminosos. El primer corte, de categórico nombre I Hate You,  nos arranca la piel en cuanto empieza a sonar y sólo es un aperitivo de lo que vas a encontrar aquí. Los deseos de Karmanik se cumplen en el hit I Wish I Was A Little Girl  en la que su frenesí vocal repite a modo de mantra ese deseo prohibido y provocador. Sin piedad, los cortes se van manifestando a cada cual más crudo e incisivo, y no tenemos escapatoria. Afortunadamente.

Este death industrial, género del que se puede considerar a Karmanik como pionero y máximo exponente, podríamos situarlo entre ese power electronics crudo e intenso de Atrax Morgue o Genocide Organ pero más pausado y sosegado -todo lo sosegado que puede ser un disco de este tipo, claro- y el industrial puro heredado directamente de las fuentes primigenias de Throbbing Gristle y Einsturzende Neubauten, con el imprescindible añadido de ese sonido coldmeat, ese eco reverberante marca de la casa que resuena ad infinitum y nos sobrecoge, esa atmósfera turbia que comparten -en mayor o menor medida- los proyectos que completan el amplio catálogo de la dicográfica sueca.

Brighter Death Now nos odia. Brighter Death Now quiere acabar con todos nosotros de la forma más sádica y psicótica imaginable. Brighter Death Now quiere convertirnos en los mártires de la Nada, en víctimas de nuestra propia decadencia y esta pervertida decadencia es, precisamente, la que canaliza Karmanik en esa personalísima apisonadora death industrial que es Brighter Death Now.

Brighter Death Now – May All Be Dead (1999)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: