Negură Bunget – n’crugu bradului (2002)

por Xabier Cortés

Negură Bunget nos obliga a sustituir el asfalto bajo nuestros pies por una alfombra de hierba levemente humedecida por la condensación del amanecer. Quiere que cambiemos los aromas artificiales y nocivos de la Metrópolis por la pureza, la sencillez y la contundencia de los olores del bosque primigenio. Quiere que nos olvidemos de los falsos paraísos urbanos y de esas «experiencias naturales» envueltas en celofán y con certificados de calidad adquiridas en un centro comercial con dinero de plástico. Negură Bunget quiere que recordemos nuestras raíces más profundas y que conectemos con nuestro Yo primitivo -ese que ha sido silenciado por la ridícula e impuesta tradición cristiana- dejándonos llevar por los impulsos arcanos y recuperando los antiguos mantras para que toda esta sustancia venenosa que cubre nuestra piel desaparezca y podamos recuperar nuestra verdadera esencia. Negură Bunget nos muestra cómo hacerlo en este homenaje a las cuatro estaciones y al alma de la Naturaleza.

Este álbum es una hiedra que escala, orgullosa y sin intención de detenerse, por la impoluta y acristalada superficie de una de las infinitas jaulas de cristal y acero que se yerguen orgullosas en la Metrópolis. Una hiedra que va menguando la resistencia del metal hasta conseguir debilitarlo y acabar con él. Es una hiedra -venenosa para unos y liberadora para otros- que adopta la forma de un black metal primitivo, nostálgico, homenajeando a esos sonido de una época pretérita en la que un recién surgido movimiento musical todavía no había sido regurgitado por el implacable Mercado. Negură Bunget asimila todo lo que nos mostraron a principios de los noventa bandas como Immortal, Satyricon y Darkthrone y los hacen suyos añadiéndole unos excitantes ritmos complejos heredados de los mejores y más psicodélicos Enslaved todo esto cubierto por una capa profundamente ritual y folk muy à la Dead Raven Choir fruto, indudablemente, de su exótica procedencia rica en antiguas leyendas y misterios.

n’crugu braduluiA través de las profundidades de las copas de los abetos, en una más que libre traducción del rumano- es un homenaje a la Naturaleza en todo su esplendor y armonía pero también a su lado oscuro, salvaje y brutal. Es un agradecimiento sincero a Ella y a su vez es una profunda y feroz puñalada a estos valores artificiales que algunos defienden como verdaderos. A través de las cuatro estaciones aquí homenajeadas, estos rumanos nos guían en un camino iniciático, siempre rodeados y protegidos por esa densa y oscura bruma propia de los bosques de la enigmática Transilvania, hacía una suerte de limpieza de espíritu mientras las intensas guitarras y los demoledores blastbeats resuenan en nuestro interior. Sublime.

n’crugu bradului es una obra inmortal y se encuentra en un limbo temporal en el que nunca dejará de tener sentido y en el que se reivindican unos preceptos que jamás deberán ser olvidados y del que en cualquier momento podremos echar mano para reafirmarnos en nosotros mismos, sin dejar que la mugre de una sociedad infectada tome el control y nos convierta en una herramienta más del sistema. De su sistema.

Negura Bunget – n’crugu bradului

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: