Jean Michel Jarre – Equinoxe (1978)

por Xabier Cortés

Jean Michel Jarre - Equinoxe,  1978Al enfrentarnos a los primeros trabajos de esos locos pioneros de la música electrónica de los años setenta no podemos dejar de pensar en el resultado de esos experimentos: ¿resultará artificial? ¿sonará tan sintético y frío como suponemos que lo debe de hacer un trabajo basado en las máquinas? La ignorancia nos convierte en seres valientes y hace que nos transformemos en jueces cegados por prejuicios fundamentados en la nada más absoluta.Esta colección de ideas preconcebidas -y erróneas- se van diluyendo en cuanto nos adentramos en este movimiento musical cálido y generoso en melodías atemporales -aunque adelantadas a su tiempo- llevado a cabo con la ayuda de esas extrañas máquinas de manejo imposible y precio desorbitado que comenzaban a proliferar entre los grupos más innovadores y creativos de la época. Unas máquinas que, en principio, carecían de vida, hasta que sus infinitas teclas eran acariciadas por las expertas manos de, entre otros, el compositor francés Jean Michel Jarre.

Jean Michel Jarre consiguió dotar de alma a esos complicados chismes repletos de botones, potenciadores y cables; enfrentándose a aquellos que defendían que esos cacharros artificiales y mecánicos eran incapaces de trasmitir emociones, que resultaban gélidos y superficiales. No podían estar más equivocados. Ya con su anterior lanzamiento Oxygene dinamitó los cimientos de la música contemporánea y popular de la época armado con esas emocionantes melodías y unas composiciones complejas, rebosantes de una belleza artificial pero cálida a la vez que hizo recapacitar sobre la utilización de estas «máquinas» para canalizar las emociones humanas hasta sus últimas consecuencias. Jarre partía de una base sólida, los nuevos cimientos habían fraguado, y en este Equinoxe Jarre continúa enriqueciendo su sonido haciendo que fluya de manera natural y sintiendo sus dulces manos acariciando nuestro ser. Jean Michel Jarre pertenece a ese selecto y exclusivo grupo de músicos que gestaron toda una nueva corriente musical -la palabra «escena» se queda, a todas luces, corta para referirnos a éste- un movimiento que daría pie y serviría de referente para infinidad de grupos, no sólo de electrónica, también del pop e incluso del rock. Artistas que vieron gestar su leyenda en los años setenta de la talla de Evángelos Odiseas PapathanassiouVangelis, para los amigos-, Kraftwerk, Tangerine Dream y Kitaro. Todo lo que ha hecho grande a Jean Michel está en este Equinoxe: descubre la tímida y trepidante introducción Equinoxe Part I, fíjate atentamente en ese bucle brillante que nos acompaña a lo largo de Equinoxe VII, no dejes escapar esas enormes líneas de sintetizador dramáticas que abren Equinoxe Part VIII, déjate llevar por el dinámico frenesí del megahit Equinoxe Part V. Y así hasta completar un recorrido por las ocho fases diferentes que completan este soberbio trabajo.

No os dejéis cegar por ese halo divino que rodea a Jarre, tampoco os dejéis impresionar por la inmensa capacidad de convocatoria de sus recitales en directo -el bueno de Jean Michel ostenta varios récords en lo que a este aspecto se refiere con audiencias por encima del millón de espectadores para un sólo concierto suyo- Disfrutad del Jarre más puro de la forma más inocente posible, dejaos sorprender por su infinita exquisitez compositiva, acercaos ingenuamente a este trabajo con la curiosidad de un niño, abrazad la calidez de las máquinas y sentid su alma a través de este equinoccio musical del maestro francés.

Jean Michel Jarre – Équinoxe (1978)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: