Mugstar – Lime (2010)

por Xabier Cortés

El poderoso magnetismo que los viajes a través del interminable universo tienen en el ser humano ha sido durante muchos años -y esperemos que siga siéndolo durante muchos más- una más que notable influencia en multitud de grupos y proyectos musicales. Por supuesto muchos de estos grupos, aún machacando este interesante concepto hasta el tedio, no llegan más allá que a rascar su superficie con nefastos resultados. Mugstar no, estos chicos de Liverpool se convierten en la tripulación de una añeja pero fiable nave en la que embarcaremos en un viaje allá donde ningún otro humano ha llegado antes.

Mugstar quieren ser, y lo consiguen en este Lime, unos músicos que superen la inevitable etiqueta pink floydiana-psicodélica. Ellos quieren ir más allá, se dejan llevar por su inquebrantable amor por la free improvisation y esa frescura está impecablemente plasmada aquí. Posiblemente muchos desearían un sonido más refinado, más elaborado en el estudio y menos directo, pero estaría chocando frontalmente con la predisposición al directo de estos liverpoolianos. Unas canciones naturales, frescas, planificadas al mínimo pero con alma. Alma krautrock, alma psicodélica, alma progresiva, espíritu espacial. Hay un aspecto que se hace destacar por sí mismo dentro de este Lime, el incesante goteo de los elementos más tradicionales del krautrock que nos envuelven en un lisérgico trotar por el espacio profundo. Un viaje a los límites inexplorados del cosmos en los que solamente los artilugios mecánicos inanimados fabricados por humanos han sido capaces de alcanzar. Mugstar nos sitúa ahí mismo, en esos límites cósmicos, casi sin esfuerzo, con una ligereza y una facilidad que nos estalla en la cara cual supernova. No hay fisuras en el trabajo de este cuarteto de Liverpool -tanto en la parte puramente electrónica como en la sección rockera– ni tampoco, aunque parezca imposible, encontraremos similitudes con el cuarteto más famoso de Liverpool. ¿Se trata esto de un acto de rebeldía por parte de Mugstar? podríamos entenderlo como una muestra más -y ya llevamos unas cuantas- de la libertad con la que se expresan, la libertad con la que son capaces de parir cada uno de sus trabajos. Ahora bien, ¿es Lime un disco sólo para acérrimos devotos del krautrock? Bien, planteemos esta cuestión de otra forma más cruda y directa: ¿Estás seguro de no querer escapar a esos confines del universo cuyo camino nos muestra Mugstar?, ahí tienes la respuesta. No quiero creer que sólo unos pocos queremos disfrutar de este viaje plagado de psicodelia ácida y espacial, un groove persistente y unos riffs espesos e hipnóticos que han tenido a bien plasmar en este Lime. Cuatro canciones que por otra parte, saben a poco, en el mismo momento exacto en el que asimilas dónde estás situado en el que empiezas a apreciar la belleza que te rodea, Lime termina con ese excelente Radar King -con un regusto Sonic Youthiano dulce y exquisito- dejándonos desamparados perdidos bordeando el universo y sin conocer la ruta de vuelta a la frágil seguridad del Mundo Real®.

La pregunta es sencilla ¿quieres embarcarte junto a Mugstar en un viaje sin retorno hasta los límites y algo más allá? la respuesta, dependerá de cada uno de nosotros. Yo por mi parte lo tengo claro. Sí, quiero.

Mugstar – Lime (2010)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: