Los Galerna – Surfusión (2012)

por Xabier Cortés

Abres los ojos con torpeza mientras el sol repta por los huecos que deja libres esa cortina que ya disfrutó de sus mejores años de esplendor. Consigues enfocar la vista en puntos inciertos de la estancia en la que estás, no recuerdas nada. El ambiente está cargado y  resulta complicado respirar entre la venenosa colección de olores que campan a sus anchas a tu alrededor; cientos de colillas se acumulan por la habitación y muchas más botellas vacías de algún tequila de bajísima calidad pero mayor graduación entorpecen tus pasos que te dirigen al baño como si de un autómata se tratara. Aciertas a encender el fluorescente del baño -lo que supone la primera pequeña gran victoria del día para ti- y ahí te encuentras cara a cara con la realidad: carmín en las mejillas y en el cuello, la camisa destrozada por seis sitios, ojeras, sangre y unos recuerdos confusos de la noche anterior que vuelven a tu mente en forma de ruidosos flashbacks. Recuerdas a un quinteto enmascarado armados con instrumentos que hablaban contigo y te contaban historias de alcohol, mujeres fatales, speed y vengadores enmascarados mexicanos. Ennio Morricone, Dick Dale y los Trashmen no sabes muy bien porqué pero también aparecieron por ahí anoche, puede que por inspiración de algún tipo de psicotrópico de dudosa salubridad pero inestimable y demostrada eficacia. En realidad, lo que te ha ocurrido es que Los Galerna se han adueñado de tu alma.

Surfusión te lleva de la mano y te muestra unos lugares en los que jamás tendrías la osadía ni, por supuesto, la valentía de enfrentarte en solitario. Esos lugares genuinos, diseñados para el goce y disfrute independientemente del nivel de perversión de cada uno de nosotros y que harían las delicias de Tarantino y Robert Rodriguez. Un suntuoso saxofón, que se convierte en un arma implacable a manos de Ibai, es la guía en este peligroso viaje a las entrañas del surf y del rock & roll más puro. Unas guitarras ácidas y trepidantes a cargo de Iago y Josu se unen a esta orgía musical que se sostiene en una impecable base rítmica a cargo de Moreno y Jokin. En el momento que empieza a sonar este Surfusión ya no tienes escapatoria, inevitablemente te trasladas a esas tórridas tierras desérticas fronterizas en las que la ley del más fuerte es la que impera y no hay sitio para la esperanza. Inmediatamente te encuentras caminando sobre una superficie polvorienta mientras te acompaña, por ejemplo, el corte que abre el disco; Come/escupe o la trepidante Dale Fuzz!!, con unas guitarras rotas al final que son una maravilla y que no hacen sino profundizar en ese concepto peligroso y sórdido del álbum; o la calmada y tranquila Duelo, con la aparición en escena de una armónica que te acaricia con suavidad hipnotizándote hasta dejarte a su merced, una vez más.

Este quinteto de Arrasate-Mondragón (Gipuzkoa) nos hace olvidar de un rotundo manotazo los parajes montañosos y verdes de su tierra natal y nos sitúan directamente en uno de los decorados de Sergio Leone golpeándonos con las doce canciones de surf instrumental que completan este álbum hasta la inconsciencia. ¿Queda algo más que decir? Sí, sólo una cosa más. Dale Fuzz!!

Los Galerna – Surfusión (2012)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: