Varios Artistas – Père-Lachaise (2006)

por Xabier Cortés

Parece inevitable caer en la mitomanía más irracional cuando hablamos del cementerio parisino Père-Lachaise. Parece imposible no caer en la obligatoria mención a los ilustres hombres y mujeres enterrados tras los muros de este misterioso y enigmático lugar. ¿Cómo enfrentarnos a un álbum que rinde homenaje a este recinto sagrado? En un principio podríamos aventurar que caerá estrepitosamente en los clichés mitomaniacos previsibles y aburridos. Es más, podemos incluso atrevernos a enumerar en una lista los ilustres inquilinos del camposanto a los que se rendirá tributo aquí. Pero no. No, porque estamos hablando de cuatro grandes del dark ambient que han tenido a bien reunir sus fuerzas para concebir esta obra. No porque tanto Horologium, Foundation Hope, Artefactum y Project Winter van mucho más allá y rinden homenaje a Père-Lachaise; al recinto y a su magia, sin tener que recurrir a los aburridos y arquetípicos elementos que se le presuponen a este tipo de ofrendas.

Este disco es el sonido que se desprende de los muros del Père-Lachaise, es la atmósfera que te rodea con el seductor magnetismo de la muerte en su forma más pura y virginal. Aquí no existen las muertes dignas, finales felices ni epitafios ingeniosos. No, aquí se explora el lado más fantasmagórico de este inquietante lugar de reposo eterno. Estos proyectos polacos –Horologium, Project Winter y Artefactum– y holandés –Foundation Hope– construyen sobre la sólida base de ese dark ambient de corte bombástico y grandilocuente, una sincera ofrenda al misticismo, la muerte y la historia de este cementerio francés. Un homenaje cuya vertiente épica nos las aportan los cortes de Horologium y -en menor medida- Project Winter, este último con un innegable toque á la Atrium Carceri más desenfrenado y claustrofóbico. Por otro lado, contamos con la inestimable presencia de esa rama más oscura y tétrica que nos dan las obras de Foundation Hope y Artefactum, jugando con nuestros miedos y trasladándolos a los muros de este mítico cementerio. Esta variedad -sutil, mínima, pero de capital importancia- nos sirve de argumento para derribar ese falso e injusto halo de monotonía que resuena cada vez que tratamos con una obra de este género. Evidentemente, cada una de las aportaciones de estos cuatro proyectos -dos por grupo- guarda la idiosincrasia de cada uno de ellos, pero valiéndose de ese poderoso nexo común que les otorga el trasfondo conceptual del álbum, consiguen situar a las ocho composiciones de este trabajo en el mismo plano ayudados quizás por la utilización en cada corte de una extravagante y oscura selección de samples de diferentes discursos, cantantes de chanson française, comunicaciones de radio, etc. que no hace sino aportar un matiz más a esta compleja obra.

Un disco brumoso, lúgubre, se retuerce sobre sí mismo disfrutando de esos estertores preludio de un final. La puerta, la luz al final del túnel acecha al fondo y quieres evitar mirarla fijamente, bajas la vista, clavas las rodillas en el suelo, tapas tus oídos y agitas la cabeza con violencia pero todo es inútil, la música cada vez es más y más fuerte, tu agonía queda ensordecida por las composiciones de estos cuatro jinetes. Y te rindes. Dejas de luchar contra los demonios y asimilas tu futuro inmediato, disfrutas de él, lo saboreas, lo abrazas con ternura. Père Lachaise es la meta y estos cuatro proyectos nos sirven nuestro requiem en bandeja de plata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: