Throbbing Gristle – 20 Jazz Funk Greats (1979)

por Xabier Cortés

Se nos recuerda por activa y por pasiva la importancia del acto de la comunicación. La envergadura que toman conceptos tan importantes como son la claridad del mensaje, la no-interferencia en el canal a utilizar para trasmitirlo y, entre más factores, que tanto el emisor como el receptor compartan el código en el que se codifica el mensaje para que ninguna parte del mismo se pierda o se malinterprete. ¿Qué sucede cuando el emisor decide deliberadamente torpedear el mensaje, echar mano de un código suyo propio y desconocido e ignorar al receptor? Sorprendentemente, el mensaje que sigue llegando al receptor, pero en lugar de ser una cristalina y limpia colección de símbolos éste se convierte un un tsunami incontrolado de emociones escupidos a la cara, haciendo añicos tu alma, tu cuerpo, tu mente y los pilares de le civilización occidental. Esto es lo que Throbbing Gristle hacen con nosotros, ni más ni menos.

La música de Throbbing Gristle se nos presenta emocionante para aquellos a los que nos gusta rascar en los rincones más oscuros de la mente humana. Si cogiéramos una por una las canciones que forman este 20 Jazz Funk Greats quizás no llegaríamos a comprender todo el mensaje que se esconde en él; de nada sirve separarlos, 20 Jazz Funk Greats es un todo y como tal ha de ser asimilado. Un experimento sonoro surgido bajo la protección del colectivo artístico COUM Transmissions, cuyo leitmotiv era la provocación bien entendida e intelectualizada, no podía más que convertirse en el germen de lo que posteriormente se conocería como música industrial -compartiendo paternidad con Cabaret Voltaire, Psychic TV y unos cuantos más, eso sí-. Bucles ruidistas, voces hipnóticas escupiendo lemas nihilistas, cacofonías inquietantes y mantras sonoros que se repiten invocando alguna suerte de deidad. Throbbing Gristle construyen aquí la destrucción absoluta de la civilización occidental, la moldean a su antojo, le dan forma y sirven de inspiración para el armagedón occidental. Da igual que no compartas el código del que hacen uso Genesis P-Orridge y compañía, irremediablemente te ves atrapado en esa violenta espiral destructiva, en este Leviathan apocalíptico y provocador. Te encontrarás desarmado, indefenso y débil ante el despliegue de estos ingleses; no eres capaz de identificar ritmos naturales, ni hallarás melodías tradicionales ni siquiera el trabajo vocal es lo que esperabas; todo es oscuro, mecánico, orgánico y perturbador. Enhorabuena, has caído en las redes de la provocación que exquisitamente ha sabido tejer Genesis P-Orridge, Cisey Fanny Tutti, Sleazy Christopherson y Christ Carter en este 20 Jazz Funk Greats.

La carrera de estos pioneros británicos ha sido casi tan convulsa como su propia música -con hiato de 23 años incluido-. Diferentes eras, diferentes fases, pero el mismo espíritu, y la misma esencia de la que surgieron en 1975 y que perduró hasta la disolución del proyecto en 2010 como consecuencia de la muerte de Peter «Sleazy» Christopherson en unas circunstancias que todavía hoy son una incógnita y que no hacen sino engrandecer ese halo misterioso y maligno que siempre ha rodeado a Throbbing Gristle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: