MZ.412 – Infernal Affairs (2006)

por Xabier Cortés

MZ412Cuando recurrimos a la imaginería popular para recabar información sobre el enigmático -y mitológico, dicho sea de paso- concepto del Infierno, encontramos numerosos elementos comunes independientemente de cuál sea la fuente consultada; se trata de un lugar ígneo, con un eterno y tóxico aroma a azufre, un lugar en el que la tortura es el plato diario y en el que las almas condenadas sufren tormentos eternos por los pecados cometidos durante su breve estancia en el mundo de los vivos. ¿Qué sucedería si nos deshiciéramos completamente de esa tradicionalista imagen del Infierno y quisiéramos ver más allá de la tradición cristiana? ¿Y si pecar no fuera el billete directo de entrada al Averno? ¿Y si ya contáramos con una pulserita todo incluido para acceder al mismo? ¿Cómo reaccionaríamos de saber que ese Infierno lejano se encuentra dentro de cada uno de nosotros, agazapado en las paredes de nuestro subconsciente y del que no hay escapatoria posible ni posible redención? Esta última cuestión es de la que quiere partir el legendario proyecto sueco MZ.412 en esta crónica infernal titulada Infernal Affairs.

Olvídate de las llamas, de ese perpetuo aroma a azufre, de la infinita procesión de almas torturadas. El infierno que nos muestra MZ.412 es un lugar abandonado, solitario, oscuro, desolado. Imposible apreciar aroma alguno, nos rodea una atmósfera neutra pero pesada al mismo tiempo. Nuestros pasos se encaminan a alguna parte que no acertamos a adivinar, la oscuridad nos impide ver, la oscuridad nos abraza y nos ahoga nada más comienza a sonar el preludio de este álbum del trío inventor del black industrial -un enfermizo ménage à trois entre el impío espíritu del black metal, la fría atmósfera del dark ambient y la contundencia ruidista del power electronics más rabioso y agresivo- Nordvargr, Ulvtharm y Drakhon. Te encuentras en un espacio que se adivina enorme, abierto pero no consigues evitar sentir una claustrofobia desconcertante, ruidos, percusiones, distorsiones, voces infernales atacan tus sentidos te obligan a clavar las rodillas en el suelo, un suelo duro y carente de vida como todo lo que te rodea, pero te obligas a seguir hacia adelante. Un frío ensordecedor se adueña de tu ser cuando consigues centrar la vista en una serie de puntos luminosos no muy lejos de ti, los acompañan unas percusiones marciales. La sangre se te congela en cuanto esos puntos se acercan a tu posición y aciertas a ver los rostros detrás de las luces; se trata de tus miedos, de tus anhelos, tus sueños rotos, tus fracasos, tus victorias agridulces. Están todas ante ti, desfilando ante tus petrificados ojos, torturándote con recuerdos que creías olvidados. Te rindes ante ellos, cubres tu rostro con las manos en un inútil y desesperado intento por librarte de esos fantasmas y de repente todo desaparece, abres los ojos cuando los últimos segundos de Postludiumh se desvanecen. Ya puedes volver a respirar. Eres libre.

El verdadero Infierno se encuentra camuflado en las once canciones que completan este Infernal Affairs. Un disco perfecto, de uno de los grupos más importantes e influyentes de la música oscura mundial. Casi nada. Larga vida a MZ.412.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: