Burial – Truant (2012)

por Álvaro Mortem

Burial - Truant (2012)Aunque el poder simbólico de acabar un año es potente —ya que, a fin de cuentas, se acaba el mundo en el proceso del finalizar cada año: se inicia un nuevo cálculo determinado, una nueva suma dentro de un problema general—, en lo fáctico no tiene mayor importancia que aquella que le está dispuesta simbólicamente en tanto acto cultural humano; el fin de año son unas fechas como otras cualquieras, si las vivimos de una forma especial es porque así las hemos determinado culturalmente. Pretender dar un sentido extrínseco, completamente exógeno a lo humano, a lo que se define como un preciso cálculo de una nada que sólo nos incumbe a nosotros mismos, y es así porque de hecho no tiene efectos sobre la naturaleza, sería desvirtuar el valor de la cultura como naturaleza del hombre. O de la música como catalizador de su presente.

Entender a Burial pasa por entender el presente, del mismo modo que interpretar el valor del fin del año pasa por entender que la cultura es la nueva naturaleza. Y es por ello que no hay nada realmente nuevo en Truant, algo que haga que nuestras neuronas reaccionen como si se estuviera lanzando sobre ellas ácido lisérgico como una divina lluvia dorada, en tanto sólo es otro de los análisis de la situación del mundo a los cuales nos tiene acostumbrados Burial. Pero eso es infinitamente más de a lo que puede aspirar casi cualquier otro músico. Con un énfasis particular en un estilo más marcadamente dub, incluso con algún devaneo acid que haría reminiscencia en Aphex Twin, su límpido desarrollo se ve constante construido como un coitus interruptus donde todo lo que se da lo hace en fragmentos (aparentemente) desgalichados de todo orden ulterior; no hay una continuidad lógica aparente, no hay un discurso estético incipiente detrás de su base, porque de hecho su discurso se encuentra en esa absoluta uniformidad que sólo se da en su radical extrañeza: su forma, sus constantes saltos y cambios, componen un algo que consigue subvertir todos los cánones de lo que hasta hoy había hecho Burial: las primeras escuchas suenan como algo ajeno al desarrollo general, las escuchas auténticas nos lo presentan como la única evolución lógica de su sonido.

Con una tosquedad aproximativa consigue el de South London imponer la ley de sus vinilos, no a través de una finura y virtuosismo evidente en cada sonido sino, precisamente, en conseguir la utopía de escalada que todo gran artista busca pero casi ninguno consigue: aunar un sonido accesible, que suene sencillo, pero que dentro de sí esconda el germen de una compleja acción experimental; los grandes artistas buscan aunar la percepción de presente con la futurabilidad posible de su desarrollo. Sólo en ese sentido entendemos la predominancia de voces, los cambios hechos en aparentes saltos sin apenas conexión lógica con lo desarrollado, el constante devenir fluctuante de un mundo que se nos presenta como cerrado. El hombre que encontró la belleza secreta de las calles agonizando y de los McDonald repletos de los fantasmas del capitalismo se ha vuelto (aun más) auto-consciente de que necesitaba en el presente hablar sobre sí mismo, sobre la profunda disociación auto-producida pero conectada entre Burial y William Bevan, entre la realidad artística y el artista; no nos sorprende a priori no porque no sea nuevo, sino porque es tan nuevo que somos incapaces de verlo en tanto arrojados en el presente. Si sólo un dios puede ya salvarnos, una de las pistas para encontrarlo estará entre los pliegues infinitos de Truant.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: