Rome – Hell Money (2012)

por Xabier Cortés

RomeExiste un hecho fundamental e indivisible del neo folk y que lo ha marcado profundamente desde su propia génesis: su marcado carácter revolucionario. Carácter éste, bien por su ancestral espíritu pagano —no tanto en la forma como sí en el fondo; recuperar viejas tradiciones, viejos valores, etc.— o bien por su desmedido interés por las figuras ocultistas más significativas del siglo XIX y principios del XX. El neo folk no sólo nos hace comprender que esta sociedad occidental en la que (sobre)vivimos está contaminada y abocada a desaparecer, concepto éste que también ha sido utilizado de mejor o peor forma en las manifestaciones artísticas de muchos proyectos musicales, el neo folk nos ofrece una alternativa; una opción diametralmente opuesta a la organización social impersonal que nos ha tocado compartir. Todo esto sin entrar en el resbaladizo terreno de los preceptos que promulgan los simpatizantes y defensores férreos del radical-tradicionalismo en lo referente al fin de las megalópolis en favor de una organización tribal de la sociedad, la vuelta a los valores de Ásatrú y otros bonitos cuentos de hadas. El neo folk también ha tocado con crudeza el siempre polémico mundo de la guerra, en especial el de la Segunda Guerra Mundial, haciendo uso de su iconografía —pero más por la cercanía de estos símbolos a sus preceptos paganos/precristianos que por afinidad política, aunque siempre existía el riesgo de convertirse en el objetivo de las críticas de ese sector que ve fantasmas donde no los hay y se construye conspiraciones para su propia masturbación mental— pero este uso sistemático, no era sino una forma de canalizar las propias luchas internas del individuo a través de unes hechos trágicos y demenciales como los protagonizados por las fuerzas aliadas y del Eje. Pues bien, Jérôme Reuter ha sabido condensar todo lo que es el neo folk y el dark folk —de nada sirve hacer distinciones llegados a este punto, ¿verdad— en su magnífico último trabajo hasta la fecha: Hell Money.

El luxemburgués se desata en su última opus; nos habla de sus demonios, de sus relaciones, de la decadencia, de sobrevivir en definitiva, a través de icónica voz que tan bien ha ido desarrollando a lo largo de los siete años desde aquel excelente Berlin. Año tras año, lanzamiento tras lanzamiento ha sabido superar y ha sido capaz de elevar el nivel de todo un género hasta unos límites que ya no se recordaban, sintetizando el carisma y el buen hacer de Death In June, la magia de Current 93 y el respeto de Sol Invictus enriqueciéndolo con sonidos que muchas veces lo acercaban al pop noir y que retornaba a sus bases a través de pinceladas marciales de unas siempre bien introducidas y justas percusiones. Rome es, y siempre lo ha sido en realidad, lo que necesitaba el neo/dark folk para sobrevivir. Apareció en el momento exacto con el sonido exacto que necesitaba una escena que empezaba a perder su esencia más primigenia en pos de innumerables grupos clon que usaban y abusaban de los arquetipos sonoros que una vez  hicieran grande, dentro de los límites, a este movimiento pero sin aportar nada, sin enriquecer esa esencia.

Hell Money representa un nuevo tour de force de Rome y un nuevo objetivo a batir que ha conseguido rejuvenecer y volver a poner en valor a todo un movimiento y por ello se merece todo nuestro respeto. Hail, Rome!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: