Scorpion Violente – Uberschleiss (2010)

por Xabier Cortés

Scorpion ViolenteDe parejas extrañas suele aparecer los engendros más maravillosos imaginables. De aquellos partennaires, a priori, opuestos hasta lo obsceno, brotan delirios magníficos en perfecta sintonía. Claro que cuando se fuerza esta cópula, cuando esta unión no aparece de forma natural —es decir, no se basa en un todo definido y asimilado— es cuando surgen las malformaciones y los artefactos desechables que se intentan camuflar bajo la etiqueta fusión y se rodean en un halo de misticismo vacío, frases de Paulo Coelho y ese execrable positivismo new age más propio de una clase de primaria que del resultado de una reflexión y un análisis crítico de una situación concreta. A veces, y sólo a veces, en esta unión toman partido no sólo la feliz pareja, sino un número indeterminado de libertinos que completan esta enigmática orgía sónica y dan como resultado deliciosos mutantes como este Uberschleiss del duo francés Scorpion Violente.

Imagínate por un momento una colección de delirios ocultistas, liturgia y parafernalia satanista —con toda la pompa y boato que se le supone— y una noche de pasión entre la música disco italiana de la escuela Moroder con el industrial más áspero y contundente. La lúbrica adicción por los parajes más oscuros se dan cita aquí en forma de loops infinitos, con el refinamiento añejo que le aporta lo analógico, para abstraernos hacia una realidad paralela en la que todo parece posible y nada está prohibido. Aquí se enfrentan dos corrientes con marcadas divergencias; por un lado, el propio espíritu níveo de la música disco setentera, fusionándose con la mugrienta y oscura decadencia industrial de corte más británico. Lejos de dar como resultado una amalgama incomprensible y cacofónica, este Uberschleiss se nos presenta como un engendro del Dr. Frankenstein mejorado y emperifollado con las mejores galas para la ocasión; se mantiene la esencia vintage con el lo-fi perpetuo y no hay ningún atisbo del siglo XXI en sus algo menos de cuarenta minutos de duración, ni falta que le hace. Nos traslada a los bajos fondos, al horror de las calles sombrías y solitarias, nos deja tirados en un sucio callejón y es aquí donde encontraremos el leit motiv de estos franceses: una suerte de libertad que nos brinda la perversión, el rechazar todo aquello que nos ha sido inculcado, todos los valores propios de nuestra educación cristiana, todos los baremos sociales y demás clichés que nos limitan. Todo está distorsionado y suena a crudo aquí, el refinamiento final, la delicatessen extrema de lo sucio y lo perverso se dan la mano para ofrecernos una libertad ansiada pero desconocida. La Libertad.

Minimalismo sucio y descerebrado pero inteligente y metódico en su forma y fondo. Pocas veces una orgía de referencias tan ecléctica como la que acompaña a Scorpion Violente da como resultado una obra tan completa, homogénea y, como no, misteriosa, oscura y enigmática como este Uberschleiss. Sólo nos quedaría dejarnos llevar por el natural fluir del disco hasta una época pretérita y disfrutar de toda una ingente cantidad de perversiones ritualísticas que nos serán ofrecidas en forma de pequeñas dosis adictivas e inevitables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: