Darkthrone – The Underground Resistance (2013)

por Xabier Cortés

DarkthroneSiempre que acometemos la escucha de un álbum de los noruegos Darkthrone —más específicamente, cuando nos disponemos a degustar sus trabajos más recientes, pongamos que desde el Hate them hasta ahora— tenemos que tener en cuenta cierto aspecto que a mi gusta denominar, en un más que posible torpe ejercicio de ingenio,  como el «Factor Fenriz». El Factor Fenriz es ese agente irónico, incoloro y abstracto que refleja la particular personalidad de Gylve Fenris Nagell y que invariablemente encontraremos en cualquiera de los álbumes de Darkthrone, bien de forma sutil o bien ocupando una parte importante de los mismos. ¿A qué nos obliga este Factor Fenriz? nos exige mimetizarnos con el retorcido sentido del humor y el sarcasmo que destila Fenriz y no tomarnos demasiado en serio —pero a la vez hacerlo— cualquier cosa que salga de la mente de Darkthrone. y esto es precisamente lo que tenemos que hacer con su último lanzamiento: The Underground Resistance.

Cuando parecía que la tendencia en el black metal era la de incorporar nuevos elementos que elevaran su mensaje inicial hasta nuevas cotas y registros no explorados, Darkthrone decidía echar la mirada atrás, mucho más atrás. Vomitaron todo aquel elemento no arquetípico del black metal —ese del Inner Circle— para quedarse con la misma esencia que inspiró y hacía menear las melenas a esa horda de adolescentes noruegos de finales de los ochenta. Por esa misma razón Hate Them, Sardonic Wrath y The Cult Is Alive eran, en su esencia, rock & roll oscuro, pesado y retorcido. Pero faltaba algo más, faltaba ensuciarse más, mucho más, Darkthrone necesitaba fusionarse con el sonido crust y punk —todo esto acelerado hasta el infinito, por supuesto— del que también habían bebido en su época de explosión hormonal adolescente; ahí aparecieron aquellos, incomprendidos e idolatrados a partes iguales, F.O.A.D, Dark Thrones And Black Flags y Circle Of Wagons. Aun así, Nocturno Culto y Fenriz necesitaban ir más allá, necesitaban llegar a uno de los pilares de su adolescencia, que si bien habían rozado tangencialmente en su periplo a las raíces, no le habían dedicado la merecida atención: necesitaban a la new wave of british heavy metal, al thrash metal y al eslabón entre estos dos mundos; el speed metal. Y es en este último lugar, en ese limbo en el que se enmarcaba todo eso que para los fans de Judas Priest era demasiado “duro” pero a su vez resultaba ridículamente “blando” para los fans de Slayer, donde se sitúa la última bofetada de Darkthrone. Ahora bien, ¿qué papel juega aquí el Factor Fenriz mencionado unas líneas más arriba? Muy sencillo, nos indica que no debemos tomarnos demasiado en serio nada de lo que nos encontremos aquí, pero a su vez nos hace saber que el homenaje subyacente es sincero y en absoluto pretencioso.

Darkthrone nos obliga a prestarle toda la atención, a dirigir todos nuestros sentidos hacia su música para comprender su verdadero significado y su verdadera intención. Eso sí,  nada ni nadie nos evitará la primera bofetada al escuchar los primeros segundos de cualquiera de sus discos, por muy preparados y mentalizados que creamos estar. Darkthrone es una de esas entidades peculiares dentro de la música y como tal requiere —nos obliga, mejor dicho— que nos situemos en un espectro diferente a la hora de enfrentarnos a ella.

 

2 comentarios to “Darkthrone – The Underground Resistance (2013)”

  1. Bien, no hay que tomarse demasiado en serio esto según Fenriz, pues a ver el precio que le ponen al plastico este. Porque todo sea dicho, este trabajo puede que sea una payasada, puede que sea un bodrio, puede que hayan intentado reirse de todos o de algunos y al final todos o algunos nos riamos de ellos. Pero a pesar de todo este disco se puede escuchar de punto y quien sabe si lo mismo es el tipico disco que de tanto ponerlo acaba flipandote. Pues a lo que yo iba; si esto no hay que tomarselo en serio que le hubiesen puesto un precio bajo, que por cinco euros yo me lo compro, porque más no pago por un trabajo que no hay que tomarselo en serio.

  2. Es probablemente la reseña más coherente que he leído de este álbum, y el modo más sensato de comprender a Darkthrone como una entidad en constante movimiento. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: