Shabda – The Electric Bodhisattva (2013)

por Xabier Cortés

shabda_sideLa experimentación dentro del mundo de la música debería, como siempre hemos defendido en esta santa casa, surgir de una reflexión acerca de qué y por qué se debe y quiere acometer semejante tarea. Ahora bien, esta reflexión debe ser consecuencia de un impulso y desde luego que no surge por generación espontánea. Detrás de este periodo de meditación se encuentra un deseo, una característica que define al ser humano: la curiosidad. La persona, el artista en este caso que nos ocupa, debe estar constantemente absorbiendo influencias y estímulos del exterior que disparen esa acción de desear, que satisfagan esa infinita sed de conocimiento que nos hace evolucionar como especie y librarnos del pesado lastre que supone nuestra zona de comfort. Los italianos Shabda han alimentado esta sed de conocimiento, han sabido reflexionar en profundidad y han sido capaces de materializar y condensar esta reflexión surgida de la curiosidad en un excelso álbum de clarificador nombre: The Electric Bodhisattva.

Shadba, el término en sánscrito que se utilizaría para denominar e identificar el concepto de Sonido, más que considerarse un proyecto paralelo, que lo es, del colectivo avantgarde y experimental italiano conocido como Textbook Of Modern Karate —y antes de esto como Thee Maldoror Kollective— podría entenderse como una evolución más, como una cara alternativa y hasta ahora desconocida de este colectivo de artistas reunidos bajo las siempre enigmáticas siglas T/M/K. Un paso más en su propio devenir como proyecto musical en el que querían adentrarse en la inquietante, misteriosa y profunda —para nosotros, los occidentales— cosmovisión oriental con el que obtener una respuesta alrededor de la cuestión del Sonido y su espiritualidad. Para lograr estas resoluciones, Shabda, opta por hacer uso de una inmensa colección de recursos sonoros que van desde un ambient orgánico y brumoso sin mostrarse en ningún momento como artificial, acompañado de evocadores y densos drones que se elevan aquí a la categoría de mantra con la que elaborar una suerte de ritual ancestral místico-hinduista con el que invocar oscuras y arcanas deidades. La irrupción del sitar no hará más que reforzar nuestra idea de que nos encontramos ante un disco de una espiritualidad desbordante y que nos recordará, no sólo por la forma si no también por el fondo, a la psicodelia característica del japonés Kawabata Makoto y a su colectivo de almas (sic) Acid Mothers Temple; en especial a aquel maravilloso disco, lanzado bajo el nombre de Acid Mothers Temple and the Melting Paradiso UFO, Myth Of The Love Electrique. Todos y cada uno de los elementos aquí presentes ayudan en la hercúlea tarea de construir este camino hacia una iluminación que el ser humano, por si mismo, no es capaz de entender.

Utilizar la música, o mejor dicho, el sonido como hilo conductor y vehículo hacia experiencias espirituales desde luego que no es ajeno a la Humanidad y este The Electric Bodhisattva de Shabda recoge esta misma idea y la materializa en nuestro presente siglo XXI. Este álbum puede entenderse como una hoja de ruta abstracta —que vendría a ser una más que libre interpretación del concepto budista de Bodhisattwa, concepto que hace referencia a un ser que se embarca en una búsqueda o en un viaje con el fin de hallar la suprema iluminación—en la que al final de la misma podremos hallar nuestras propias respuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: