Of The Wand And The Moon – emptiness:emptiness:emptiness (2001)

por Xabier Cortés

OTWATMUna de las grandes virtudes, de las muchas que tiene, el neofolk —también en su faceta más decadente y apocalíptica—, es la capacidad de evocar y transmitir una inmensa cantidad de imágenes y sensaciones utilizando muy pocos elementos sonoros, reduciéndose éstos en muchas ocasiones a una simple guitarra acústica y una absorbente e hipnótica voz. ¿Qué secreto esconde el neofolk para conseguir esta inmediata conexión con el oyente? La respuesta es sencilla aun cimentándose en una complejidad extrema; el neofolk nos retrotrae a una era tribal y casi olvidada basada en la total devoción hacia la Naturaleza —dejad de lado todo panfletismo hippie al leer esta afirmación porque esto va mucho más allá—antes de que ésta se fuera contaminando por la ambición, la barbarie y el veneno de un ser humano ya bajo el yugo del cristianismo. Si el neofolk nos traslada a este lugar idílico, y cada vez más lejano y utópico, su  vertiente oscura —el darkfolk, con su característico espíritu post-industrial— nos muestra los errores de nuestra moderna sociedad y nos hace culpables a todos nosotros de la decadencia de occidente.

Kim Larsen, el danés tras el proyecto danés que hoy nos ocupa en esta santa casa, nos castiga como sociedad y nos recuerda, una vez más, que la salida —la única salida— a la espiral autodestructiva en la que nos vemos irremediablemente atrapados pasa por la total e inmisericorde destrucción de todo lo que conocemos. “…The world has lost its soul…” nos avisa la suave y melódica voz de Kim en la deliciosa A Robe Of Fire, y ofreciéndonos la solución a este exterminio, una respuesta que pasa por el siempre purificador fuego. Fuego al que ya le habremos prestado la debida atención en la simbólica portada que ilustra este álbum, con las llamas devorando la runa Algiz, que representa aquí tanto al propio Kim como a la sociedad moderna, con el objetivo de acabar con el pasado y abrir una puerta a un futuro diferente, construido a partir de las cenizas de los errores pasados. Emptiness:emptiness:emptiness es una llamada de atención, un aviso sobre el desolador futuro que nos espera como sociedad si seguimos caminando ciegos por la senda marcada, nos invita a despertar de nuestro letargo y a distanciarnos de ese camino a la perdición. Nos insta a ser partícipes de este nuevo resurgir, de esta nueva purificación a través de las llamas —en sentido figurado y, por qué no, en sentido literal— en la que volvamos a recuperar viejos valores hoy olvidados y que han sido sustituidos por vacíos ídolos de arena.

La conexión con nuestro yo primitivo es total en este trabajo del danés, las percusiones —entre lo ritual y lo marcial— que acompañan a las lánguidas guitarras, que son protagonistas junto con la insuperable voz de Larsen, de las composiciones de este álbum invocan a nuestro ser más primigenio, una invocación necesaria para encender la llama de la revolución dentro de nosotros, una revolución que tiene como objetivo esquivar el deterioro que viene sufriendo nuestra organización como sociedad desde hace dos mil años y buscar un nuevo resurgir basado en esos viejos valores aun hoy válidos y a todas luces más necesarios que nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: