Black Debbath – Nå Får Det Faen Meg Være Rock! Akademisk Stoner-Rock (2013)

por Xabier Cortés

Black DebbathHay dos aspectos que han caracterizado a este combo noruego desde su irrupción en la escena musical en el año 1999 con el sorprendente Tung, Tung Politisk Rock. Por un lado tenemos el carácter desenfadado de sus composiciones que rozan el humor más socarrón y ácido —sólo tenemos que fijarnos en esa delirante visión de Noruega que explotaron en su particular guía turística del país nórdico de nombre Welcome to Norway— que rara vez se suele ver en la seria y enfurruñada escena metálica. El segundo aspecto que convierte a Black Debbath en uno de esos raros y originales engendros que muy de cuando en cuando se atreven a hacer tambalear el mundo de la música, es su compromiso político. Lars Lønning y compañía nunca han escondido el mensaje reivindicativo y provocador de sus composiciones y a lo largo de toda su discografía han radiografiado la particular idiosincrasia del país escandinavo; desde sus críticas al partido conservador en uno de sus mayores hits, Problemer Innad I Høyre, hasta su enérgica protesta contra la ubicación de estatuas en los parques públicos (¿?) de este último trabajo de nombre imposible.

Para sostener su mensaje crítico y socarrón Black Debbath toma las bases de rock & roll denso y contundente con un marcado acento stoner —nombrar a Black Sabbath como principal fuente de inspiración resulta obvio, sobre todo si tenemos en cuenta el nombre de estos noruegos— que han sabido ir puliendo y enriqueciendo a lo largo de su carrera con la incorporación de nuevos sonidos —como esos épicos arreglos de cuerda en el Hyller Kvinnen de 2007— y su irritante dominio sobre las composiciones más pausadas, rozando las baladas, pero siempre con ese espíritu reivindicativo y denso. Siendo un proyecto en el que el humor representa uno de los pilares fundamentales de su estructura, ¿debemos tomarnos en serio su mensaje? ¿son las reivindicaciones y las inquietudes sociales de Black Debbath sinceras? y podríamos ir más allá, ¿puede una protesta seria hacer uso del humor más delirante para darse a conocer? La respuesta a todas estas preguntas es, evidentemente, sí. Y esto es lo que precisamente reuslta extremadamente interesante de este proyecto: la capacidad de hacer suyas reivindicaciones sociales, pasarlas por su tamiz irónico para elevar su repercusión y desarrollarlas en sus discos de manera que aunque el humor sea una de sus características consigue que su mensaje cale hondo —con algo más de esfuerzo, y la inestimable ayuda de cierto traductor de cierta megacorporación, por parte de su público no noruego por el uso de su lengua materna para hacer estas reivindicaciones— sin que este mensaje se pierda en las disparatadas letras de sus canciones.

Black Debbath es un proyecto atípico, quizá no musicalmente, no deja de ser un rock & roll pesado con especial gusto por las líneas de guitarra contundentes y con mucho fuzz, pero sí por el propio concepto reivindicativo en clave humorística pero con un trasfondo serio del grupo. El norsk rock & roll sigue siendo un punto de referencia innegable y Black Debbath poco a poco se ha convertido en uno de sus exponentes más brillantes y originales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: