Kadavar – Abra Kadavar (2013)

por Xabier Cortés

kadavar-abra-kadavarQue los viajes en el tiempo pueden ser una realidad en un futuro no muy lejano es una quimera que sigue enfrentando a los científicos a lo largo y ancho del mundo. Nada de esto parece importar al trío alemán que hoy nos ocupa, ellos han encontrado la manera de manipular el tiempo a su antojo sin alterar el orden natural de las cosas pero añadiendo pinceladas que definitivamente cambiarán el presente de aquellos que accedamos a adentrarnos en la lisérgica y stonerniana espiral occvlt que nos proponen en su segundo trabajo: Abra Kadavar.

Rendirse ante la propuesta sonora de los teutones es trasladarse a los lisérgicos años setenta y situarse en mitad de un triángulo ritual entre el espíritu ocultista de unos Black Sabbath algo más refinados, los pasajes espaciales de Hawkwind y el frenesí desatado de Led Zeppelin. En un primer vistazo podemos cometer el error de tildar la propuesta de Kadavar como simple, nada más lejos de la realidad, este trío alemán se agarra con fuerza a sus raíces e influencias y las hace suyas para conseguir un sonido contundente —que en directo consigue alcanzar cotas inverosímiles— y que los presenta como uno de los puntales imprescindibles del rock psicodélico europeo. En este Abra Kadavar, continuación de su sorprendente álbum homónimo de 2012, todo suena más, si cabe, coherente que en su anterior trabajo y, sobre todo, han conseguido trasladar parte de aplastante directo al siempre frío formato de estudio. Uno de los estigmas que siempre persigue al segundo lanzamiento de un grupo —y más si el primero resultó ser una colección de canciones memorables, como el caso que nos ocupa— es la percepción de que los temas escogidos ser el resultado de los descartes del primero latigazo discográfico. En el caso de Kadavar, y nada más escuchar los primeros segundos del Come Back To Life que abre el disco, todas estas infundadas sospechas se desvanecen. El alma de Kadavar continúa intacta y su sonido evoluciona, como esos acertadísimos teclados que se cuelan en Liquid Dream y que los acerca a los ritmos motorik y al sonido kraut del que tanto disfrutamos en esta casa, para obsequiarnos con unas composiciones que se manifiestan como más complejas pero que misteriosamente —y aquí podríamos elucubrar alguna loca teoría acerca de si la manifiesta devoción de los alemanes por las artes oscuras se ha podido materializar en alguna suerte de pacto maligno con algún ser de los inframundos— mantiene toda la pegada y frescura de su aplastante directo.

Kadavar nos invita a convertirnos durante casi cincuenta minutos en un engranaje más de su particular máquina del Juicio Final para hacernos viajar a la locura de finales de los sesenta principios de los setenta en un torbellino materializado en forma de trallazos —disculpen el entusiasmo, justificado eso sí— de hard rock psicodélico. En nuestras manos queda querer formar parte de esa maquinaria, desde luego que yo ya tengo mi decisión tomada.

Anuncios

One Trackback to “Kadavar – Abra Kadavar (2013)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: