Ghost – Infestissumam (2013)

por Xabier Cortés

ghost-infestissumamTras el éxito, merecido por lo que respecta a mi, de su primer lanzamiento de 2010, Opus Eponymous, ya podíamos anticipar que para este segundo disco la máquina del hype se iba a poner a funcionar a máxima potencia para envolver con su prescindible y pérfido halo todo lo que toca. Lo postura más salubre en estos casos es mantenerse al margen e impermeabilizarse ante esta innecesaria costumbre, ¿acaso es necesario conocer cada íntimo detalle que rodea al lanzamiento de un álbum, tan fácil nos rendimos ante las redes del márketing? Desgraciadamente hemos llegado a un punto en el que se genera una cantidad obscena de información por discos que ni siquiera han pasado por el estudio de grabación en el momento que se empieza a vomitar ese ingente torrente de datos innecesarios. El hype ha conseguido que gastemos una cantidad absurda de energía en amar u odiar un disco antes de que haya salido al mercado —y, por supuesto, mucho antes de que lo hayamos saboreado como es debido— amén de servir de púlpito para la impostura de la que algunos son incapaces de desprenderse. Los suecos Ghost han sufrido, cómo no, la losa del hype pero afortunadamente han salido al paso con este Infestissumam que continúa explorando esos siempre difíciles caminos entre el metal y pop que empezaron a explotar en su primer álbum.

Papa Emeritus II y su banda de “ghouls sin nombre” vuelven a ofrecernos toda una liturgia blasfema devota de Satán manteniéndose firmes en sus cimientos y con la idea clara de seguir manifestando su mensaje y devoción por Satán a ritmo de melodías pop —para desgracia de los defensores del “verdadero” metal— con, algo, de potencia metálica para dar soporte a la melódica voz de Papa Emeritus II, que en esta ocasión se ve apoyada en unos coros gregorianos que cantan sus plegarias heréticas y su devoción por la oscuridad. Infestissumam comienza donde finalizó Opus Eponymous, pero en esta ocasión el sonido ha perdido parte de la agresividad propia de su faceta metálica, encontramos que las guitarras son más “dulces” —menos Black Sabbath, más Blue Öyster Cult— y el tono general del álbum se nos presenta más suave. ¿Convierte esta “dulcificación”, siempre entre comillas, a Infestissumam en una continuación descafeinada, o pero aún, en un mal disco? En absoluto, este segundo trabajo de los suecos hay que tomárselo como un leve, aunque decidido, golpe en el timón de la banda; mantiene su estilo, la esencia de la misma sigue intacta, pero refina su sonido con el objetivo de ganar más adeptos para su causa. Alto ¿dulcificar su sonido, aunque se mantenga toda la esencia del principio, para llegar a una mayor audiencia no es traicionar los más sagrados preceptos de la estirpe metálica? Creo que no hará falta contestar a esta pregunta.

A este nuevo escalón de Ghost, rebautizados en Estados Unidos como Ghost B.C. por aburridas cuestiones legales, se le deben encomendar dos misiones: servir de puerta de entrada al rico mundo metálico a oídos todavía no cultivados en estas artes y, casi más importante que el primer objetivo, convencer a los más acérrimos servidores de la causa metálica que no por el simple hecho de incluir abiertamente melodías pop en un trabajo, éste pierda su intensidad, fuerza o como queráis llamarlo. Así de sencillo. Ojalá sirviera también para eliminar el hype de raíz, pero me temo que eso es una tarea imposible incluso para un disco tan completo como éste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: