GOG – Ironworks (2012)

por Xabier Cortés

gogVivimos en la sociedad del “todo irá bien”, somos esclavos de las ilusiones, nos resguardamos en unos trucos mentales que creamos nosotros mismos para no afrontar la realidad. Podemos mostrar al mundo nuestra mejor sonrisa y tratarlo con amabilidad pero somos plenamente conscientes; en nuestro interior existe un pequeño punto que evitamos a toda costa, sabemos que hay algo en nuestro interior que nos quiere mostrar la realidad pero lo ignoramos deliberadamente. Queremos pensar que el futuro mejorará al presente, ¿qué ocurre si ése futuro que se nos promete no existe? Nos aferramos a la esperanza de que todo irá a mejor, aunque nuestras acciones se repitan en una rutina mortal dirigiéndonos a nuestra propia destrucción. Cometemos errores ya cometidos y de los que no hemos sabido sacar ningún nuevo mecanismo, ninguna herramienta útil para el futuro. ¿Qué ocurriría en caso de descubrirse que esa esperanza es falsa, que no existe? ¿Cómo reaccionaríamos, como individuo y como especie, ante semejante golpe de realidad? GOG, o lo que es lo mismo Michael Bjella, nos muestra una realidad, LA realidad, en la que no cabe la esperanza, sólo la oscuridad.

GOG nos niega la eternidad, nos sacude una verdad demoledora: no hay esperanza. Abandónate a los suburbios de tu mente, ríndete ante la oscuridad porque eso es, precisamente, todo lo que vas a encontrar. El mensaje de GOG es claro y perturbador, nos aferramos a la idea de que todo cambiará, todo saldrá bien, pero no. No, esa luz al final del túnel que anhelamos no representa la esperanza, la luz al final del túnel es un impacto de realidad a trescientos kilómetros por hora, nos dejará sin respiración, nos vencerá el cansancio, ya no hay por qué luchar. «Abandona toda esperanza, tú que entras aquí» parece anunciarnos este particular recorrido por el Hades de GOG. Enfrentémonos a esa oscuridad y aprendamos a sobrevivir en sus áridas crestas pues no hallaremos alivio, no habrá redención, no existe la luz. “Aún podemos luchar” pensaréis, no, los gritos se ahogan antes siquiera de hacer mención de salir de nuestras bocas, el aire se torna pesado e irrespirable; es hora de asimilar la derrota. Clavas las rodillas en el suelo áspero, el aire parece ser más limpio ahí abajo, de rodillas, desposeído de esa soberbia que ha convertido al ser humano en poco más que un animal movido por la codicia, es hora de asimilar esta nueva posición mientras los drones brumosos y un piano lúgubre nos acompañan en la desquiciante “A promised eternity fullfilled with cancer”. GOG nos abre los ojos y la mente a la realidad, basta ya de falsas esperanzas, acabemos con esa insana costumbre de vivir de los sueños, la realidad es cruda, salvaje y cruel y GOG nos lo muestra sin ningún tipo de artificio, directamente a nuestro cerebro y sin intermediarios.

Enfrentarse a este Ironworks requiere valentía. Desde luego la recompensa supera con creces la apuesta que hemos de realizar al sumergirnos en la obra de Bjella. GOG es la glorificación de la nada mostrada ante nosotros sin decoraciones de ningún tipo, asimilarla o no quedará en nuestras manos. O lo tomas o lo dejas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: