Daft Punk – Random Access Memories (2013)

por Álvaro Mortem

Daft Punk - Random Access Memories (2013)El acercamiento a la tradición histórica de la cual se es parte en tanto artista se puede producir de dos modos muy diferentes: dejándose arrastrar por la obsesión fanática o partiendo de una erudición técnica del archivo. Lo primero de esos modos sería la retromania, la imposibilidad de no hacer una música que se aleje en lo más mínimo de la copia estricta de los códigos del pasado: copia sin diferencia, un amor hacia el pasado que oculta la imposibilidad del presente de los artistas; por contraposición, el segundo de estos modos sería el arte auténtico, el aprovechar un conocimiento profundo del pasado para articular un nuevo discurso cargado de tradición. Porque, y he aquí un axioma, la pretensión de crear arte desconociendo u obviando el archivo de significantes de la tradición del arte que se intenta llevar más allá, sólo puede resultar en hacer el ridículo.

Cuando hablamos de Daft Punk, los cuales a priori nunca han pertenecido a una tradición musical obvia —que no por ausente de obviedad es inexistente: vienen de la férrea tradición del house; nadie nace sin antepasados—, parece que hablamos de una entidad abstracta que se han creado a sí mismos desde la nada. El problema de la idea de el hombre creado a sí mismo, es que tal hombre no existe. Por eso en Random Access Memories se dejan querer, si es que no directamente infectar, por todas las formas de la tradición que desean arribar en su discurso: desde el omnipresente disco hasta todas las derivaciones inimaginables del house y el electro pasando, por qué no, por orquestaciones y coros neo-clásicos que en ocasiones devienen en animosas guitarras de origen ¿indie? pop. Eso es hacer un buen uso del archivo. Las composiciones fluyen con naturalidad entre una cantidad exacerbada de formas del pasado que, si hasta entonces sólo habían aparecido en un segundo plano como delimitador de su sonido, en esta ocasión aparecen como flor y nata del trabajo en sí; ya no necesitan ocultar sus influencias, ahora desean mostrarlas tal y como les vinieron —y, en ocasiones, llegan a subrayarlo a tal nivel que se permiten invitar a Giorgio Moroder a contar su vida—.

¿Significa ésto que Daft Punk están encerrados en una pasión fulgurante con el pasado que les impide firmar un disco propio de nuestro presente musical? En absoluto. Para que esto fuera así deberían haberse limitado a copiar sin estilo aquellos referentes que asumen, pero esos referentes no son más que el punto de partida a través del cual (re-)pensar su música: el disco se encuentra con el electro, el pop se encuentra con el house y los bajos funk aplastan con aserosa mano a todos por igual: su sonido es siempre situado en el «Paradigma Daft Punk». Su espíritu reside presente en Random Access Memories como en cualquiera de sus anteriores trabajos, sólo que en esta ocasión han decidido dejarlo más a la mano. O, en palabras de Paul Williams:

Touch, I remember touch
Pictures came with touch
A painter in my mind
Tell me what you see

Los franceses más importantes de nuestro tiempo han decidido hacer música de una caricia, música nacida de la desgarradora certeza de que yo necesito algo más para poder sentir lo que intento transmitir: más percepciones, más sentimientos, más erudición. Es por eso que si bien Random Access Memories quizás no es el mejor de sus discos, lo cual es francamente discutible, si es aquel donde más y mejor han apostado por hacer de la archivística musical un valor propio a través del cual fundar su discurso. Está todo tan a la mano que, para disfrutarlo verdaderamente, hay que meterse hasta la cocina: sólo asistiendo a la clase magistral de creación desnuda que nos muestran se puede valorar el disco como lo que es. ¿Y qué es? Una obra maestra árida, compleja, producto de un extrañamiento sutil; un canto de sirena que no es tal, una oda a la posibilidad de seguir siendo posible hacer una música del futuro. ¿Qué es Random Access Memories? Música, con letra capital, por capital su importancia en recordarnos que aun hoy quedan artistas auténticos en nuestro ajeno mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: