Kraftwerk – Tour De France Soundtracks (2003)

por Xabier Cortés

kraftwerk-tour-de-france-soundtracksConfesaba Ralf Hütter en una entrevista a Der Spiegel a propósito de la manifiesta pasión de los cuatro miembros de Kraftwerk por el ciclismo, que para ellos la bicicleta era una forma más de representar la libertad: sobre la bicicleta eres libre y todo se vuelve superfluo menos tus piernas, la bici y el asfalto, no hay nada más. La bicicleta supone algo más que un simple medio de transporte que te lleva del punto A al punto B, el ciclista se enfrenta a un desafío físico pero también a un sobrecogedor reto mental. El cuerpo alcanza su límite, canaliza cada gramo de fuerza a las piernas, a los pedales y cuando éste no puede más, sigue pedaleando hasta la meta. En esos momentos en el que el corredor se encuentra al borde del síncope, sus gestos se vuelven mecánicos y el hombre se fusiona con su máquina y se convierte en una suerte de autómata, un híbrido hombre-máquina que se desplaza con movimientos hipnóticos y con un sólo objetivo en su mente: cruzar la maldita línea de llegada. Kraftwerk ha querido rendir tributo a esta legendaria estirpe de súperhombres que son capaces de llevar sus organismos al límite y retar, y a veces perder, a la muerte  —literalmente, y si no que se lo digan a Tom Simpson o Fabio Casartelli, entre otros— durante las eternas tres semanas que dura la ronda gala.

Tour de France Soundtracks es un camino sonoro por la centenaria prueba ciclista. Te lanzarás en barrena por los vertiginosos descensos alpinos, cortarás el viento mientras luchas contra el reloj, te perderás por las veintiún sinuosas y empinadas revueltas del Alpe D´Huez para, finalmente, alcanzar la gloria de los Campos Elíseos de París. Este álbum llegaba tras un largo periodo de inactividad de diecisiete años por parte de los pioneros alemanes para reivinidicar un movimiento, el technopop, que se había convertido en género perdido, sin alma y que deambulaba sin rumbo, a la deriva del marketing más plasta y ramplón. Por supuesto surgieron, y siguen surgiendo, las siempre prescindibles voces acusadoras, aquellas que tildan de inmovilista y repetitivo el discurso de los alemanes. Kraftwerk podía perfectamente haber lanzado este disco en los setenta, sí, igualmente podía haber esperado hasta mediados del siglo XXI para editarlo. Para Kraftwerk no existe el tiempo, su obra perdura y resulta atemporal —dejadme hacer uso aquí de uno de los más denostados clichés del mundo de la crítica musical, por favor—. Kraftwerk está más allá del espacio-tiempo. Mucho más allá.

Tour de France Soundtracks —rebautizado simplemente como Tour de France en su reedición de 2009— recopila en doce himnos veintiún días de agonía, gloria, miseria, esfuerzo, épica y un objetivo: cruzar la meta de los Campos Elíseos enfundado en el legendario maillot jaune. Canciones que estaban destinadas, y con los años así lo han demostrado, a convertirse en referentes una vez más de la música electrónica además de formar parte también de la banda sonora oficial de la ronda gala de ese mismo año 2003, el mismo año en el que el Tour de France celebraba su centenario. Allez Kraftwerk!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: