Baby Woodrose – Third Eye Surgery (2012)

por Xabier Cortés

Baby WoodroseDespertar sobresaltado y aturdido en un lugar que no reconoces, una estancia cuyas paredes parecen cobrar vida, deformándose al son de una música lejana que no aciertas a adivinar. Una atmósfera pesada y densa te invita a respirar profundamente y unos efluvios sospechosos se apoderan de tus sentidos mientras a duras penas eres capaz de encadenar pasos sin perder el equilibrio. La confusión y el miedo se vuelven a apoderar de ti en el momento que los colores de cada uno de los elementos que te rodea —y que complementan la decoración kitsch de este extraño lugar que te ha visto despertar— unos colores que parecen hablarte y que completa una variedad cromática que te sumerge en un extraño estado entre la locura y la tranquilidad absoluta. A medida que tus sentidos parecen poco a poco a centrarse y tus pasos se encaminan con la firme convicción de explorar esta extraña habitación, la música se hace más y más intensa, los sonidos se vuelven claros: acabas de entrar en los dominios del danés Lorenzo Woodrose, bienvenido a Baby Woodrose.

Hay algo que irremediablemente llama la atención en cuanto Thrid Eye Surgery termina de sonar: Baby Woodrose se ha marcado como objetivo no sólo continuar siendo uno de los proyectos europeos más interesantes en cuanto al ámbito psicodélico con pinceladas propias de algún ashram perdido de la India se refiere, también se han propuesto alargar su poderío hacia los misteriosos recovecos del space rock. Por momentos los sonidos de este álbum nos trasladarán a alguna clase de vórtice espacial á la Hawkwind pero siempre con esa atmósfera lisérgica y un espíritu lo-fi —aunque esta última variante en el sonido de los daneses no alcance el nivel de “suciedad” al que nos tenían bien acostumbrados, sin que esto reste calidad al conjunto, es más, el espíritu de ese primer Blow Your Mind de 2002 sigue presente con más entidad que nunca—. Los daneses comandados con mano férrea por Lorenzo abren así una nueva e interesante puerta con la que seguir explorando los sinuosos y misteriosos caminos de la psicodelia aderezada con elementos espaciales, universo en el que queda demostrado con este Thrid Eye Surgery que se muestran intratables y siempre con el ánimo de explorar más allá de la razón.

Nada más finalizar los últimos sonidos de Honalee, pieza que cierra el álbum, todos esos sonidos, todos esos olores, todas esas sensaciones que parecían tan reales mientras nos acompañaba la música de este Third Eye Surgery se esfuman. Abrimos los ojos, reconocemos el lugar, las paredes nos son familiares y todo está en su sitio. Hemos sido abducidos por la magia de Baby Woodrose una vez más, nos hemos dejado embriagar por sus coloristas melodías y sus lisérgicas derivas sonoras. A partir de aquí sólo nos quedará hacer una cosa más; volver a sumergirnos en el universo de los daneses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: