Electric Eel Shock – Transworld Ultra Rock (2007)

por Álvaro Mortem

Electric Eel Shock - Transworld Ultra Rock (2007)Cuando se llega hasta cierto nivel de refinamiento estilístico uno ya no puede esperar ir más allá, o no al menos en un más allá que presuponga desandar el camino hasta entonces establecido. Es por eso que lo que en algunos artistas parece repetición al ojo profano, no es más que marca de estilo al ojo experto. Es por eso que tampoco puede, quizás ni siquiera se debe, exigir un giro copernicano constante a los autores: conocer sus límites, explorar aquello que aun les es propio aun cuando desconocido, debería ser la auténtica labor del artista. Al menos, si experimentar con la futurabilidad de la música es algo que ya hicieron a priori.

El caso de Electric Eel Shock es paradigmático en este sentido: adalides del garage rock más contundente, que no violento, han conocido un éxito bastante radical en Occidente, pero no así en su tierra, Japón. Es por eso que, a la hora de abordar un nuevo trabajo después del éxito de Beat Me tenían dos opciones: o volcarse en Occidente, donde de hecho habían cosechado su mayor éxito, o intentar volver su sonido más próximo a las querencias propias de su tierra. La elección es obvia. Electric Eel Shock siguen devolviéndonos ritmos secos con influencias blues en un marasmo de guitarras garage que hará las delicias de cualquier fan del anhelante ruidismo básico del rock; siguen dando hostias con la mano muy abierta, y siguen haciéndolo bien. La única novedad sería una cierta querencia por un estilo más 80’s, una concesión hacia el rock más oscuro y vibrante de la época que podríamos especificar en The Cult, pero incluso en tal caso no es más que un mero detalle. El conjunto sigue siendo el mismo y, aunque podría ser una extensión afortunada del Beat Me, tiene la suficiente personalidad propia como para poder considerarse una evolución lógica de éste.

Rock árido, potente, con una pizca de rabia bien asimilada a través de un profundo surrealismo. Porque si en algo destacan, a pesar de su incapacidad de ser profetas en su propia tierra, es en una clase de humor heredado de un cierto gusto exquisito por el absurdo; a cada ocasión Electric Eel Shock se permiten introducir píldoras de sinsentido cercanas a las formas más refinadas de humor de Takeshi Kitano. Un humor más próximo a Takeshis’ que a Humor Amarillo, incluso cuando en último término comparten raíz. He ahí que su sentido originario permanece inalterado, pues Electric Eel Shock siguen siendo Electric Eel Shock: su humor concomitante con la imbecilidad, el garage seco como una firme patada en los cojones, la diversión desatada de una fiesta bajo la lluvia (de cerveza); todo sigue ahí incolumne. Quizás por eso no necesitan dar un giro radical, sólo seguir explorando cuales son los límites próximos de su particular estilo, para seguir firmando disco tras disco vibrantes ejercicios de pasión garage. Y nosotros se lo agradecemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: