AUN – Alpha Heaven (2013)

por Xabier Cortés

Aun_Alpha_HeavenDefendía —y defiende— el maestro Brian Eno el poder visual de la música, incluso del mismo proceso de producción en estudio, sobre el poder del directo de la música. Explorar la capacidad de generar paisajes sonoros ayudándose de toda clase de cachivaches, máquinas y engendros electrónicos, unos paisajes que no deberán ser evocados en forma de show ni actuación en directo porque perderían parte de su carácter místico «de laboratorio». Conseguir que las diferentes texturas, las diferentes capas se vayan pintando ante nosotros y se cree, en tiempo real, un paisaje en el que nos encontremos cara a cara con el artista y en el que podremos recorrer hombro con hombre los mismos pasajes, los mismos caminos que Él ha recorrido antes para saborear esos recovecos que le han llevado a componer esa estrofa, a utilizar tal sonido, a desarrollar tal esquema sonoro y, en definitiva, a gestar esa obra. Aquí reside la magia de la música y AUN en Alpha Heaven refleja todas estas ideas.

Por supuesto, AUN se encuentra cómodo moviéndose por estos derroteros ambientales pero como todo buen artista que se quiera sentir como tal, es capaz de retar a su comfort zone para alcanzar nuevas metas y descubrir nuevos sonidos con los que enriquecer su experiencia. Es así como encontramos reminiscencias kraut en forma de bucle totémico y mecánico sobre los que se sostienenVulcan y Alpha, por ejemplo. En realidad todo este Alpha Heaven desprende un intenso aroma al synth de los años setenta/ochenta, esa época de explosiones creativas y de innovación. Por supuesto en este disco enmarcado dentro del ambient —en el sentido más amplio del término— la sombra de Brian Eno esboza una mueca de satisfacción al comprobar que aquellos lejanos experimentos en los que se embarcara tras Roxy Music y que desembocaron en el germen de toda una nueva corriente musical tienen aquí, en Alpha Heaven, un espejo, una suerte de sonidos hermanados con cuarenta años de diferencia. Un sonido que toma aquí forma de fibras que se van entretejiendo para formar estructuras y superficies complejas, Estructuras que a su vez se apilan con sumo cuidado y delicadeza para crear unas sólidas proyecciones sonoras pero que también, y aquí está el quid de la idiosincrasia de este dúo, nosotros las percibimos como desarrollos sencillos y ligeros, unos procesos a los que podemos incorporarnos con facilidad y en los que después descubriremos los múltiples matices que lo estructuran y cubren.

Los drones íntimos y evocadores de AUN en este Alpha Heaven se convertirán rápidamente en un punto de partida sobre el que divagar y sumergirse en mundos oníricos durante horas, un mundo esférico pero en el que nada se repite y todo suena como si lo escucháramos por primera vez. Nos convertiremos aquí en tiernos infantes y AUN nos acompañarán a lo largo de este disco hasta convertirnos en un ente más dentro de su universo. Que así sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: