The Mars Volta – Deloused in the Comatorium (2003)

por Álvaro Mortem

The Mars Volta - Deloused in the Comatorium (2003)Hablar de los clásicos contemporáneos, las obras de culto, siempre es difícil porque carecemos de la perspectiva del tiempo que nos ofrecen los clásicos: hay suposiciones, sentimientos, intuiciones, sustituyendo las certezas, la comprensión profunda, los nexos sólidos. Hablamos de éstos como hablamos de una amante, con una certeza firme que sepulta las dudas de que deparará el tiempo. Por eso intentar hablar de las formas contemporáneas de cualquier arte en vez de ceñirse al más estricto pasado, es un acto de extrema valentía; el presente se nos presenta neblinoso, lleno de horrores y en absoluta desconexión de los hechos: al menos, en el pasado, es posible adscribirse a las diferentes hojas de ruta que la cientifización del arte ha conmutado como canónicas. En el presente, el caos.

Hablar de caos al respecto de Deloused in the Comatorium es tan apropiado como hablar de clásicos o de contemporaneidad. Hay un algo extraño, quizás impropio, dentro de las primeras composiciones de The Mars Volta que, aun apegados de forma evidente a At the Drives-In —el combo de guitarra-batería post-hardcore, el estilo de canción más rapeado que cantado; y algo que acompañará siempre al grupo: la poética como desbrazada cohesión entre letra y música—, se nos presentan como un totum revolutum donde la técnica se ve perfectamente sublimada a la forma: no hay aquí posibilidad de una masturbación, porque cada movimiento está realizado en dirección a conseguir un objetivo específico. The Mars Volta son los últimos artesanos de la música. Su perfección técnica, la cual se va desarrollando de una forma accesible por su perfecta sincronización con una idea fuerte de lo musical —la música no como forma abstracta de técnica imposible, sino la técnica (compleja) como modo de expresar paisajes mentales y/o sentimentales; la música como juego y lenguaje—, les lleva a renunciar al vacuo tecnicismo operativo del rock progresivo para abrazar un estilo sin género, porque bebe de muchos, para concatenar su necesidad de comunicación.

Quizás por eso no resultaría difícil rastrear en esta primera referencia las influencias más dispares, desde los ya mentados At the Drive-In hasta King Crimson, siendo ambos las referencias más constantes (y complejas) de cuantas manejarían en toda su carrera el grupo. Aquí especialmente obvias quizás por aun estar desbalagados, de no haber encontrado su camino específico, aunque ya dirigiéndose con perfección hacia su objetivo; el error, el accidente, la deriva, es un momento de tránsito de la genialidad. Es por eso que, a pesar de que van oscilando entre géneros aparentemente incompatibles —incluso aunque tengan algún nexo común, como el post-rock y el rock progresivo, pero también saliéndose de esa lógica puramente clásica del rock, con unas improntas evidentes del post-hardcore y el funk—, no les cuesta ningún trabajo articular un sonido propio que nos arrastra como una tormenta perfecta hasta el centro mismo de su mundo.

El gran triunfo de un primer trabajo como Deloused in the Comatorium no es sólo ser una muestra de técnica compositiva perfecta, sino conseguir de esa composición altamente experimental mostrarnos algo sustancialmente real: The Mars Volta nos hablan del mundo de una forma clara, sencilla, evidente, aunque extremadamente compleja. Como un poeta que escribe con una prosa cuidadosamente hilada, su triunfo es comunicar aquello incomunicable, hacer legible lo ilegible, hacer entender lo inentendible a través de hacer accesible aquellas formas que nacen de toda una vida de (des)composición del lenguaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: