Hell – Hell I (2009)

por Xabier Cortés

HellEl inevitable magnetismo que tiene en nuestra sociedad occidental hablar del Infierno – bien desde la perspectiva de una educación marcada por la tradición cristiana, bien por el inabarcable e hipnótico poder que emana todo lo maligno amén del constante efecto de rebeldía y transgresión que esto conlleva- ha servido a modo de inspiración para innumerables muestras artísticas. Desde la redención hasta la eterna condena el espectro que abarca algo tan amplio y abstracto -en el sentido de entenderlo como un ejercicio de introspección para purgar lo-que-sea que tengamos que purgar- son innumerables los vértices en los que artistas de diferentes disciplinas basan su obra; desde la adoración del Demonio de las bandas black metal más tradicionales hasta los alegatos por la libertad individual materializados en el ángel caído. Hell nos obliga a recorrer un Infierno diferente, aquí no huele a azufre ni encontraremos carismáticos personajillos con tridentes y cuernos, tampoco nos convertiremos en paladines de una libertad individual lejos del yugo cristiano. No. El Infierno de Hell está a miles de kilómetros de esta imagen, el paisaje que nos muestran es agónico e irrespirable pero estaremos solos ante el y sabremos avanzar sólo si seguimos los intrincados vericuetos que se nos muestran en su álbum Hell I.

Hell nos dibuja unos cavernosos paisajes en los que su sonido pesado y denso reverbera con ansia e intensidad. La visión va adquiriendo formas cada vez más grotescas al ritmo que las seis composiciones que completan este álbum marcan con afilada métrica dejándonos indefensos ante la avalancha sónica que se despliega ante nosotros. Bien es cierto que el peso del disco está soportado por las inmensas guitarras; unas guitarras densas y sucias a las que sostienen, con la fuerza de una institutriz victoriana, una base rítmica inmutable y pesada en la que no seremos capaces de encontrar fisuras.

Lento y pesado se nos presenta este periplo por los seis círculos del infierno que describe este dúo de Oregon. Entre el drone/doom de Sunn O))) – esos eternos riffs los delatan- hasta la intensidad y velocidad stoner y con alguna que otra licencia ambient, Hell se encarga de elaborar un complejo sistema sonoro en el que se encuentran todas estas corrientes rodeadas de una venenosa atmósfera sludge à la Cult Of Luna que no hace más que intensificar el carácter peligroso y turbio del álbum. Según vayamos profundizando en esta opus de Hell una desconcertante sensación de intranquilidad se irá poco a poco adueñando de nosotros; no sabremos qué es esa sombra que poco a poco absorbe el aire a nuestro alrededor y nos aprisiona el pecho pero seremos incapaces de luchar contra ella, ni siquiera los interludios aparentemente en calma que nos sorprenden a medio camino evitarán que caigamos en lo más profundo del Infierno.

Partiendo de una imagen clara de lo que el Infierno es —o, por lo menos, debería ser—, Hell va construyendo una infinita secuencia de ambientes lúgubres y pesados en los que perderemos la noción del tiempo. Pesado, denso, claustrofóbico son conceptos que se repiten ad infinitum en nuestra cabeza cuando nos enfrentamos a toda esta vorágine infernal que tienen a bien desplegar ante nosotros este dúo de Oregon. Cruzad la última puerta y adentrarse en la reverberante intensidad insana de Hell.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: