Umberto – Confrontations (2013)

por Xabier Cortés

UmbertoEl componente visual indispensable para que toda obra musical llegue a buen puerto y vea cumplido su objetivo primario viene dado no sólo por la capacidad del artista para generar esos sonidos que construyen imágenes ante nosotros sino por cómo el propio artista es capaz de gestionar su bagaje —no sólo musical— y sus influencias para acometer semejante proyecto. Saber convertir, por ejemplo, un fervor fetichista por cierto tipo concreto de cine en sonidos concretos y encontrar lugares comunes entre ambas disciplinas artísticas sobre los que construir una pieza nueva. Esto es precisamente lo que consigue Matt Hill en Confrontations, su último trabajo bajo el amparo de su proyecto Umberto.

Nada más comenzar Confrontations nos sorprenderá y entenderemos la magnitud del título del álbum como un enfrentamiento al sonido Umberto al que estábamos acostumbrados. Nos inunda una escalada synth que nos hace olvidar por un momento toda esa vorágine italo-vintage en la que se enmarcaban sus anteriores lanzamientos para caer en un universo de neón, unas inmensas líneas de bajo y la sencillez pop de sus melodías. Resulta prácticamente imposible no nombrar la monstruosa banda sonora de Drive o a College ya que ambos hunden sus raíces en los mismos terrenos en los que se asienta el comienzo de este álbum con Night Fantasy. Seguimos encontrando esa atmósfera brumoso, distorsionada y granulada con un intenso aroma a cinta VHS de John Carpenter o Dario Argento, melodías místicas rozando lo terrorífico —o al revés—, desvaríos psicodélicos y el nombre de Moroder, tan de moda ahora, nos retumbará constantemente en la cabeza según avanza el disco. Umberto continúa representando su particular visión de ese universo sci-fi y terror setentero. Aclaremos aquí que este fetichismo no esconde ironía retro por ningún lado al contrario que ocurre con esos grupúsculos kitsch que se escudan en una suerte de paradigma irónico en el que pueden dar rienda suelta a sus instintos estéticos más perversos sin tener que por ello perder su carácter de moderno. No ocurre esto con Umberto, la devoción aquí es total y sincera, así se hace notar en cada una de las composiciones de Confrontations. Lo que comienza como una fantasía nocturna —Night Fantasy— y poco a poco se va convirtiendo en una historia en la que iremos atando diferentes cabos y diferentes pistas se nos irán revelando —Initial Revelation, Confrontation— mientras recorremos desierto de Nevada, por ejemplo, aprovechando la intimidad de la noche a bordo de un destartalado descapotable persiguiendo luces en el cielo, buscando algún tipo de señal, nos llevará hasta un amanecer diferente —Dead Silent Morning— y entonces nos será revelada la terrorífica verdad que veníamos buscando: La invasión —Final Revelation, con una tenebrosa atmósfera a lo largo de sus siete minutos—. La estructura de Confrontations esconde tras de sí un marcadísimo carácter cinematográfico, hecho éste que no hace sino reforzar el poder visual del disco, y que llegaremos al final a comprender no sólo como una (falsa) banda sonora sino como una película en su totalidad.

Matt Hill ha sabido mantener el espíritu italiano de sus anteriores álbumes pero consigue en este Confrontations llevarlo a un nuevo estadio con la adición de esos guiños y elementos propios del cine de finales de los ochenta-principios de los noventa, un sonido que se ve enriquecido así para saber llegar a objetivos mucho más ambiciosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: