Bosnian Rainbows – Bosnian Rainbows (2013)

por Álvaro Mortem

Bosnian Rainbows - Bosnian RainbowsAunque sea un tabú afirmarlo, no siempre la democracia significa un mejor funcionamiento por sostener la responsabilidad sobre todos en vez de sobre unos pocos o uno sólo. La democracia es eficiente cuando todos son virtuosos o, mejor aun, cuando no existiría nadie capaz de hacerlo mejor que la mayoría teniendo que sentarse a negociar sus intereses; cuando existe una mente pre-clara, en perfecta armonía con la realidad de su tiempo, el interés de la mayoría se dirigirá a boicotearla. Incluso si no se da el caso, incluso si se respeta la fértil voz de la brillantez del presente, al pretender asumirla como una más y verse matizadas por voces con mucha menos experiencia siempre se verá encorsetada, trabajando a un ritmo menor. A veces, no es negativo delegar sobre alguien con una especial sensibilidad.

Hablar de democracia cuando se intenta entender de forma profunda lo que hay detrás de Bosnian Rainbows no es absurdo, ya que es el primer caso en mucho tiempo donde hemos podido ver a Omar Rodríguez-López sostenido sobre la cuerda de la cooperación: en su nuevo grupo, la composición es orgánica entre todos los miembros del grupo. Cosa que acaba haciéndose patante. Sin rastro alguno de The Mars Volta en el conjunto, aunque sí un particular gusto por el rock psicodélico que se deja sentir heredado por la larga tradición sobre la cual se erige, el grupo encuentra un sonido particular que articula con un estilo único: las guitarras tienden al descontrol, no hay ocasión en que el teclado no suponga un excelente contrapunto y las canciones tienen un vigor reconfortante que, constantemente, se denotan como rozando cierto estilo punk. El problema es que da la sensación que, de no ser por esas adhesiones —casualmente, o casualmente, los instrumentos que toca aquí Omar—, Bosnian Rainbows sería un grupo con mucha menos garra de la que tiene; su sonido adquiere un cierto toque singular por los estallidos experimentales añadidos al conjunto sobre una base de rock alternativo agradable, pero convencional.

¿Significa ésto que Bosnian Rainbows sea un mal grupo? En absoluto: como primera referencia, es un trabajo sólido como una roca y realmente destacable. El problema es que, teniendo a un auténtico titán de la música entre sus filas, las comparaciones son tan inevitables como odiosas; los delirios guitarrescos parecen querer huír de forma constante de su corsé, desvalazarse hacia un auténtico festival de furia punk, y los teclados funcionan mejor cuantas más convenciones se saltan; es imposible no ver un abrazo invisible, consentido pero limitante, planeando constante entre los flancos de Bosnian Rainbows. Y aunque se hace cada vez más patente con las escuchas, con éstas también se gana en detalles: la voz de Teri Gender adquiere una textura dulcificada à la Siouxsie Sioux más pop y el conjunto tiene ese ligero toque post-punk que tan bien sienta a los grupos que necesitan de la contención de su propio germen explosivo.

Paradójico, extraño y profundamente pop en su psicodelia, quizás Bosnian Rainbows pueda ser el principio de un interesante tour de force hacia el rock por conocer. Porque la democracia es tan buena que, incluso cuando coarta la brillantez particular de uno, su virtud siempre sale a flote sin hacer opaca la brillantez peculiar, no reductible a la unicidad de éste, del conjunto al cual da lugar. Quizás no sea un buen disco «de» Omar Rodríguez-López, pero es un buen disco «con» Omar Rodríguez-López.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: