Carsick Cars – Carsick Cars (2007)

por Álvaro Mortem

Carsick Cars - Carsick Cars (2007)Si existe una particularidad propia de nuestros tiempos, es la capacidad de abstracción adquirida a partir de la cual podemos crear himnos artísticos a partir de referentes comerciales sin un interés real más allá del capital. Aunque Andy Warhol con la Lata de sopa Campbell sea el paradigma de esta permutación contemporánea —incluso cuando, a este respecto, siempre serán más brillantes las Cajas Brillo— no es el único caso en la historia del arte donde se ha utilizado un producto propio de la lógica mercantil para convertirlo en una función artística. Porque si el capital puede apropiarse del arte para hacerlo marketing, los artistas pueden apropiarse del marketing para hacerlo arte.

Lo singular de Carsick Cars nace de su disposición hacia la boutade contemporánea a través de lo aprendido en Subversión 101: Zhong Nan Hai, el single y canción más brillante de su opera prima, es una canción que habla sobre la necesidad de fumar cigarrilos de la marca Zhong Nan Hai —la marca de tabaco más consumida actualmente en China—; lo irónico es que Zhong Nan Hai serían también los jardines imperiales de Pekín, con la obvia referencia subversiva al preguntar «¿quién cojones se ha fumado mis Zhong Nan Hai?». De éste modo, a través de una sola canción, ya hemos podido ver toda la capacidad de dinamitar el sentido común que tienen éstos excepcionales músicos chinos influenciados por el post-punk anglosajón. Con un puñetazo en la mesa cantado en chino, como no podría ser de otro modo, imponen su ley subvirtiendo los principios del arte con unos mecanismos que no por clásicos son menos eficientes; ¿qué diferencia existen entre los jardines imperiales de Pekín y la marca de cigarros más consumida de China? Imaginando las relaciones comerciales entre gobierno y empresa, ninguna.

Por eso su estilo marcado en una impronta evidente por parte de Sonic Youth, particularmente de su brillante Daydream Nation —disco que aun no ha tenido correlato en Occidente, mucho menos continuidad—, les define en una extraña mezcla entre un indie rock de combate y un post-punk más próximo a los destellos new wave que al goticismo clásico del género. Si le sumamos que cantan en un perfecto chino mandarín, la combinación es una explosiva referencia imposible de concebir desde un Occidente con las ideas agotadas desde hace ya muchas décadas. Por eso es interesante comprobar como esa garra que desarrollan en Zhong Nan Hai se mantiene intacta durante todo el disco, con agradables devaneos noise en algunos momentos, incluso cuando tienen la osadía de adentrarse en los terrenos anti-pop de canciones con una media sobrepasando los seis minutos de duración. Quizás por eso Carsick Cars es un grupo que sería capaz de seducir de una forma rotunda nuestros oídos, al menos si por una vez hacemos la concesión de no hacer oídos sordos a todo aquello que no venga perfectamente enclavado en la tradición anglosajona. Incluso cuando Carsick Cars se afinan más en el gusto occidental, precisamente por sus elementos divergentes, que los propios Sonic Youth.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: